Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor CR) Cuando las hermanas oblatas acompañan mujeres que viven situación de vulnerabilidad hacen hincapié en tejer complicidades. Lo explica la hermana Lourdes Perramon, que fue elegida el mes de septiembre como superiora general de las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor y que en esta aquesta entrevista a CatalunyaReligió señala los retos que afronta la congregación.

En el último capítulo general, las oblatas se plantearon "resignificar la vida comunitaria". Una vida marcada por el seguimiento de Jesús y que se concreta en la transformación social en la calle. En su caso, se basa en la atención integral al lado de las mujeres que viven de su trabajo en la prostución.

Tal como dice Perramon, el planteamiento de la misión de la familia oblata pasa por reconocer la fortaleza y el potencial de la mayoría de mujeres que viven de la prostitución: "Es en el potencial humano que estamos en relación de igualdad".

En el vídeo la hermana reivindica también el papel de la vida religiosa que considera "la gran desconocida" y aprovecha para explica el vínculo vital que le une con el barrio del Raval de Barcelona, donde vivió veinte años.

Precisamente, en la avenida Drassanes, muy cerca de espacios tan vinculados a la prostitución como la calle de Robador, tienen el Lloc de la Dona, que se ha convertido en espacio de referencia. Desde aquí las oblatas han impulsado proyectos como Dona Kolor, una marca textil con garantía social que permite mejorar la situación vital de las mujeres que participan en él. En este sentido, las oblatas coinciden con otras congregaciones cuando buscan financiación alternativa a las subvenciones y ayudas públicas para sus proyectos sociales.

Lourdes Perramon (Manresa, 1967) pronto hará veinte y cinco años que forma parte de esta congregación religiosa. Durante este tiempo ha vivido en varias comunidades en Tarragona, Barcelona y Madrid. En esta última ciudad reside desde que fue elegida como principal representante de las oblatas.