Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Josep Casellas-CR) "Nadie tiene derecho a negar una consulta", dijo el doctor Joan Costa, profesor de la Facultat de Teologia de Catalunya y miembro del equipo directivo del Seminario de Doctrina y Acción Social de la Iglesia (SEDASE). Lo afirmó en el transcurso de su intervención en la Jornada de sacerdotes y diáconos que el obispado de Girona celenbró este martes 6 de mayo en la Casa de Espiritualidad Santa Elena de Solius.

Costa calificó de "humanamente injusta" la actitud del estado que rechaza una consulta a través de la cual los ciudadanos podrían manifestarse como querrían que su nación fuera más exitosa. Lo argumentó recurriendo al principio de participación, defendido por la Doctrina Social de la Iglesia,y al hecho de que pueden existir reclamaciones justas de "mayor grado de autodeterminación". "Hay derecho a la consulta", afirmó. Sin embargo, precisó que estar a favor de la consulta no implica necesariamente ser independentista, ya que "no hay una única estructura política posible, sino muchas: autonomía, estado federal o confederal, independencia...". La Iglesia, dijo, debe "respetar la opinión legítima de los ciudadanos" y son ellos, los ciudadanos, y los políticos, quienes deben buscar la respuesta más adecuada.

La jornada reunió a unas ochenta participantes, entre los que había Francesc Pardo, obispo de Girona, y Carles Soler, obispo emérito de esta diócesis. En la presenteación de la jornada, el obispo Francesc Pardo tuvo un recuerdo para sacerdote Oriol Tataret, "maestro de Joan Costa", traspasado recientemente. El obispo de Girona ya se ha pronunciado en otras ocasiones sobre el Derecho a Decidir.

Nación: elementos objetivos y subjetivos

Joan Costa explicó que para identificar una nación hay que tener en cuenta unos elementos objetivos, como son la lengua, la cultura, la historia o el territorio, y unos elementos subjetivos, que son la conciencia de los objetivos. "Cada nación tiene una cultura y una soberanía espiritual" y es una "familia de familias", dijo.

Este es el concepto de "nación cultural". Cuando hay un elemento volitivo, de proyecto común, la nación cultural se convierte en una "nación política", explicó. Y "las naciones políticas tienen derechos y deberes". Sobre si la Iglesia apoyaría un proceso independentista, Costa aseguró que "la Iglesia no lo ha hecho nunca ni lo hará ", ya que se trata de "no crear un desaguisado". "El diálogo y la negociación es el camino a fresar", indicó.

La vertiente económica

En la primera parte de su intervención, Costa afirmó que la Doctrina Social de la Iglesia enseña "principios, criterios y orientaciones". Y destacó la importancia de la dignidad humana como "principio original y originando" de este pensamiento. En el ámbito económico, se refirió sobre todo a dos principios derivados o concreciones de la dignidad humana: el destino universal de los bienes y la opción preferencial por los pobres.

Entre las aportaciones del papa Francisco en la Doctrina Social de la Iglesia mencionó: la centralizaciónat de la opción por los pobres como categoría teológica; la cultura del descarte y la globalización de la indiferencia; y la compasión y la misericordia.