Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor-CR) Con 114 sacerdotes, 21 novicios y 73 seminaristas, la provincia claretiana de este de Nigeria es una de las más grandes de la congregación en África. En el marco de una sociedad secularizada, cuentan con una Iglesia joven, movilizada, vinculada a la misión, y el laicado juega un papel fundamental y, desdela congregación, se dedican muchos recursos.

En esta entrevista, el claretiano nigeriano Antony Igbokwe explica las principales aportaciones que los claretianos pueden hacer en su país de origen, donde predominan los musulmanes en el norte y los cristianos en el sur. En cuanto al conflicto abierto por algunos opúsculos fundamentalistas, que quieren imponer el Islam como religión de Estado, dice que como cristianos pueden generar espacios de encuentro: "Los claretianos podemos acompañar un proceso de diálogo interreligioso sano".

Después de hacer experiencia misionera en África y seis meses en una parroquia en Nigeria y cuatro meses en Guinea Ecuatorial, Igbokwe estudió teología en Madrid. Hoy trabaja en Zurich, Suiza, en una misión con cincuenta años de historia que atiende inmigrantes españoles y, sobre todo, provenientes de América Latina.

En el vídeo afirma que los claretianos europeos tienen claro el reto de atraer a los jóvenes y considera que la clave está en ir allí donde están los jóvenes y "pensar una nueva manera de ser Iglesia, fieles al Evangelio ".

Este joven religioso se suma a los testimonios que estamos presentando esta Semana Santa de la Iglesia en Latinoamérica , África y Asia , y que recogimos en un reciente encuentro internacional de los Claretianos en Vic.