Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) "Sin haber sido nunca profesor de ninguna universidad tenía un gran número de discípulos". Así hablaba del legado de Albert Manent el monje de Montserrat Josep Massot que ha presidido el funeral que se ha celebrado este miércoles en Barcelona. Una ceremonia en la que ha asistido buena parte de la red que tejió Manent desde su militancia cultural, compromiso político y fidelidad eclesial. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha presidido la representación institucional.

Massot, también Premi d'Honor de les Lletres Catalanes, ha trazado el trasfondo de una persona "querida" y "afable" que se dedicó a las letras y a ​​la promoción cultural. Un trasfondo "de profunda religiosidad, de una fe sencilla y arraigada en nuestra casa". Esto, con su activismo incontinente, es lo que le llevó a instigar "campañas de una gran eficacia para la catalanización de nuestra Iglesia" como la de "Volem bisbes catalans", junto a su amigo Josep Benet.

Además de la intervención de la familia, el historiador Josep M. Roig Rosich ha cerrado la despedida con una glosa "de uno de los últimos novecentistas", "poliédrico y polifacético". De hecho, ha sido despedida novecentista, respetando la compostura serena de Manent. Roig ha destacado también la generosidad, especialmente con los jóvenes estudiantes, y la "conciencia cIvica" y "la conciencia colectiva de lo que somos" que enmarcaba todo su activismo. Asimismo ha hablado de "un hombre conservador", que quería que las cosas perduraran, "pero no intransigente o parcial"

Con el presidente de la Generalitat, han asistido al funeral en el Tanatorio de la Ronda de Dalt, los consejeros Germà Gordo, Ferran Mascarell y Josep Maria Pelegrí. En la primera fila también había otros amigos de Manent como el presidente Jordi Pujol, con Marta Ferrusola, y Joan Rigol, y el presidente del Institut d'Estudis Catalans Joandomènec Ros. Con el padre Massot ha concelebrado el vicario episcopal Joan Galtés, historiador y acompañante de Manent, con una decena de sacerdotes, entre ellos Enric Puig, Ferran Blasi, Ramon Corts, Josep Maria Martí Bonet,Valentí Serra.

También han asistieron amigos vinculados al mundo político, eclesial y cultural como Joaquim Forn, Antoni Vives, Jordi Turull, Josep Rull, Ignasi Garcia i Clavel, Josep Maria Cullell, Carles Duarte, Gloria Renom, Jordi Carbonell, Josep Maria Puigjaner, Joaquín Arenas, Miquel Esquirol, Jordi Bonet, Carles Duarte, Josep Maria Cadena, Lluís Foix, Pere Fàbregas, Jordi Albertí, Joan Safont , y otros sacerdotes amigos como Genís amper, Antoni Pladevall, Salvador Barcardit y Joan Subirá.