Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

La Fundació Vidal i Barraquer y la Fundació Busquets de Sant Vicenç de Paül, entre las entidades reconocidas

(CR) Nuevo reconocimiento eclesiástico en la Creu de Sant Jordi que concede el Gobierno. El jesuita Enric Puig, el monje deMontserrat Hilari Raguer, y el cura tarraconense, Joan Llort, son los nombres de los eclesiásticos premiados. Entre las entidades también está la Fundació Vidal i Barraquer y la Fundació Busquets de Sant Vicenç de Paül.

El padre Enric Puig Jofra (El Clot, Barcelona, ​​1945), jesuita, secretario general de la Fundació Escola Cristiana de Catalunya, y presidente del Patronat de l'Institut Químic de Sarrià. Fue el coordinador de la visita de Benedicto XVI a Barcelona en 2010. Puig recibirá la distinción por "la destacada dedicación a los niños y jóvenes, a través de la escuela y del mundo del ocio".

También recibirá el galardón el monje benedictino e historiador, Hilari Raguer i Suñer (Madrid, 1928). El reconocimiento a Raguer es "por su compromiso social y con la catalanidad, desde una destacada contribución a la historiografía como autor, entre otros, de libros sobre historia política y religiosa".

Otro de los galardonados es Joan Llort i Badies (Guimerà, Urgell, 1932), rector al Espluga Calva. Llort recibirá el galardón "en reconocimiento a su labor de promoción de la comarca de las Garrigues mediante iniciativas culturales, sociales y económicas valiosas para la comunidad."

Las entidades reconocidas

Entre las entidades, la Generalitat ha premiado a la Fundació Vidal i Barraquer, creada en el seno de la Conferencia Episcopal Tarraconense y vinculada a la Universitat Ramon Llull, "por la calidad de la asistencia que presta, en sus centros de salud mental, personas con trastornos psicopatológicos, complementada por la apuesta formativa y de investigación en los ámbitos de la psicología y de la psiquiatría. "

También se ha reconocido a la Fundació Busquets de Sant Vicenç de Paül, vinculada a las Hijas de la Caridad, por "la meritoria dedicación, desde Terrassa, a las necesidades de las personas desde el punto de vista asistencial y educativo, y por la labor de sensibilización colectiva en la construcción de una sociedad más solidaria."

El Gobierno ha reconocido este año a 27 personas y 15 entidades que han destacado por los servicios prestados a Cataluña en la defensa de su identidad o en el plano cívico y cultural. La Creu de Sant Jordi se creó en 1981 con el fin de distinguir a las personas naturales o jurídicas que, por seus méritos, hayan prestado servicios destacados a Cataluña.

Entre las 27 personas galardonadas también destaca el editor Lluís Pagès Marigot, fundador de Pagès Editors, sello editorial muy vinculado y sensibilizado con la edición de libros religiosos en Lleida.