Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor, Sant Antoni de Vilamajor –CR) Los hermanos de San Juan de Dios cierran un cuatrienio marcado por los recortes y por el crecimiento de los proyectos sociales. Son algunas de las cuestiones abordadas estos días por la familia hospitalaria, que está reunida en Capítulo Provincial con tal de analizar el momento vital de la orden y determinar futuras líneas de actuación.

Para valorar el cuatrienio, Catalunya Religió ha hablado con el hermano Jesús Etayo, superior general de la Orden, y Pascual Piles, padre provincial que acaba el mandato estos días. Ambos coinciden en las dificultades que han tenido que afrontar como consecuencia de los recortes, del reto que supone el sostener la estructura hospitalaria, y del significativo desarrollo que han experimentado los proyectos sociales de San Juan de Dios.

Piles reconoce que los trabajadores vinculados a sus proyectos están muy identificados con la misión, pero que "no es fácil aceptar que debes bajarte el sueldo en diversas ocasiones a lo largo de cuatro años". A pesar de todo, explica que han conseguido mantener el clima de adhesión al proyecto por parte de los trabajadores.

Por su parte, Etayo habla también de la falta de vocaciones y lo aborda en postivo: "Debemos trabajar sin angustia pensando que Dios nos da aquello que necesitamos para poder seguir tirando adelante nuestra misión".