Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Vida Nueva) Siempre se ha dicho que la realidad de los nuevos movimientos no han arraigado con fuerza en Cataluña. Hay una presencia significativa del Camino Neocatecumenal o de Renovación Carismática en el área de Barcelona, pero no tienen una presencia arrolladora en la pastoral diocesana. También tienen cierta visibilidad las actividades de la Comunidad de Sant’Egidio desde la Basílica de los santos Justo y Pastor de Barcelona, o la Mariápolis de los Focolares en Castell d’Aro. Y hay algunas realidades nacidas en Cataluña como el Seminario del Pueblo de Dios, que tienen una presencia significativa en el territorio. Este es el tema de este este mes en Vida Nueva Catalunya.

Tres personas que conocen esta realidad se sientan alrededor de nuestra mesa redonda para valorarla, desde su experiencia, en un diálogo conjunto. “La Iglesia siempre ha tenido una dimensión más institucional y vinculada a la estructura jerárquica de de la Iglesia y otra dimensión más profética, carismática e innovadora”, explica Cinto Busquet, sacerdote de los Focolares, para situar el nacimiento de estos grupos. Su vocación “no es ser alternativa u oponerse a la realidad institucional de la Iglesia, sino vivificarla des de dentro”.

Anna Almuni, delegada de Apostolado Seglar de Barcelona, explica que los nuevos movimientos son “experiencias eclesiales que enriquecen el Pueblo de Dios”. Pero reconoce que “la diversidad y la abundancia también es difícil de gestionar” y que “el reto es que este conjunto de conjuntos siga un único Pueblo de Dios”. 

Concretando sobre la presencia en Cataluña, Jaume Castro, de la Comunidad de Sant’Egidio, explica que la llegada de los nuevos movimientos “coincide con una realidad de secularización muy difícil” y de crisis general del mundo asociativo. “Somos una sociedad abierta, pero también preferimos mirar las cosas desde una cierta distancia”, añade. Pero, para Castro, lo más importante es ofrecer “un testimonio verdadera comunidad cristiana fraterna”.

El número se completa con un mapa de la presencia territorial y numérica de estas realidades eclesiales en Cataluña. Los suscriptores de Vida Nueva pueden descargar en PDF todos los suplementos publicados i, además, los que viven en Cataluña reciben el suplemento en papel en su casa, de manera conjunta con el semanario Vida Nueva