Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri CR/Roma) "Ha ido muy bien. Todos estamos muy contentos de esta visita. Ha sido realmente entrañable". Es la impresión que en nombre de los obispos catalanes ofrecía el cardenal Lluís Martínez Sistach en salir de la audiencia que han tenido esta mañana con el papa Francisco. Una hora y media a puerta cerrada con los doce obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense.

Sistach ha ofrecido esta impresión altamente positiva con el arzobispo Jaume Pujol a los periodistas catalanes nada más salir de la visita a la misma plaza de San Pedro de Vaticano. "Un hombre santo, un hombre piadaso, un pastor... ya nos gustaría ser como él" reafirmaba Pujol.

Los obispos han querido mantener la discreción de los temas tratados –"somos educados", decía Sistach–. Ante las preguntas directas sobre la situación política catalana, no han negado ni confirmado que se haya planteado porque no han querido concretar ninguno de los temas tratados personalmente con el Papa. En este contexto también ha remarcado "que la Santa Sede siempre escucha los obispos de un lugar" para conocer los temas. Y el arzobispo Pujol ha apuntado que "nosotros estamos al servicio de nuestro pueblo", aludiendo el título del documento que presentaron los obispos catalanes en 2011.

El arzobispo de Barcelona también se ha mostrado satisfecho de lo que saben a la Santa Sede de la Iglesia en Cataluña: "que las cosas no van bien no es una imagen objetiva. Cataluña participamos de la secularización de Europa occidental. No es que seamos diferentes. Pero también tenemos cosas muy buenas, que también lo saben aquí ". Y después de una semana de visitas a los dicasterios vaticanos y con el papa se ha mostrado muy satisfecho "de la confianza que tienen en nosotros".

"Han salido todos los aspecto que afectan a la vida de la Iglesia", y "el Papa se ha hecho muy sensible, nos ha animado, nos ha alentado, y salimos muy satisfechos". Es lo que ha explicado el cardenal Sistach sin concretar los temas tratados, y sólo ha hecho referencia al paro y "al tema fuerte, que es la Evangelización".

"Nosotros hemos hablado y nos han querido escuchar", que es el tono habitual de estas nuevas reuniones conjuntas en grupos de diez o doce obispos que ha establecido Francisco, más centradas en recoger los puntos de vista del episcopado local que en dar indicaciones. También los obispos catalanes ha sido más fácil por su trayectoria de trabajo conjunto y de reuniones trimestrales que no es habitual en todas las provincias eclesiásticas.

Al servicio de nuestro pueblo

Precisamente, el trabajo conjunto del episcopado catalán han podido mostrar al Papa entregándole los últimos volúmenes de la colección "Documents del Magisteri", todos los publicados desde la última visita "ad limina" de 2005. La colección publicada por editorial Claret incluye los documentos pontificios en su versión catalana y castellana, pero también los textos conjuntos de los obispos catalanes. Entre ellos, le han entregado al papa Al servei del nostre poble, que ha citado el arzobispo Pujol. El texto conmemora los 25 años de la publicación de Arrels Cristianes de Catalunya y reafirma sus contenidos.

Este texto también se ha entregado a los diversos dicasterios vaticanos que ha recibido la documentación de todos los pronunciamientos conjuntos del Episcopado catalán de los últimos años. Una manera de ofrecer a los máximos responsables del Vaticano la visión de los obispos catalanes sobre la situación en Cataluña.

También han entregado al Papa Francisco los quince volúmenes que se han publicado hasta ahora de la colección "Clásicos del cristianismo del siglo XX". Una edición de la Facultat de Teologia de Catalunya con la versión catalana de los textos de los principales teólogos contemporáneos. Según el arzobispo Sistach, estos presentes han servido para que el Papa "vea también nuestra cultura".

Ademas de los 12 obispos catalanes en activo también ha estado presentes en la reunión los obispos eméritos Carles Soler i Jaume Traserra.

Los obispos catalanes acabarán el sábado la visita "ad limina" después de celebrar la eucaristía en San Pablo Extramuros y Santa María la Mayor.