Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor CR/Sant Antoni de Vilamajor) "Hospitalia es una clínica del alma", un lugar que ayuda a superar "bloqueos energéticos" y reencontrar la armonía personal. El hermano Eladi Freixa describe así la casa de espiritualidad de los hermanos de San Juan de Dios. Situada en Sant Antoni de Vilamajor, al pie del Montseny, ha acogido este fin de semana un grupo de profesionales del Parque Sanitario de Sant Boi con motivo de la festividad de su patrón.

Esta sesión de meditación no es una actividad aislada, sino que responde a la misión de hacer "medicina preventiva" en un espacio de acogida para todas las personas que buscan hacer un receso interior.

La opción por una espiritualidad holística

Freixa, que coordina las actividades de la casa, describe en este vídeo la apuesta holística del centro, que trata de curar las personas entendiéndolas como un todo, cuerpo, espíritu y emoción: "Si no cogemos toda la persona estamos construyendo un edificio espiritual que cae con una ráfaga de viento".

 

La apertura interreligiosa, día a día 

Eladi Freixa (Girona, 1947) habla en esta entrevista de la necesidad de abrirnos a otras religiones y dice que la interreligiosidad es "el gran reto de los cristianos y de la Iglesia". También hace un llamamiento a "dejar los marcos dogmáticos que nos han constreñido". 

Para el hermano Eladi la apertura es una forma de entender la vida. De hecho, ha estado en Japón, en la India y en Colombia, pero tal como ha matizado a Catalunya Religió, estos viajes nunca los ha entendido como turista, sino en clave de servicio: aprender para ayudar a los demás. 

El contacto con otras tradiciones ha dado a Freixa una experiencia que practica asiduamente. Así, cuando acoge grupos y también en consulta particular, usa técnicas de acupuntura o terapias vibracionales, como los cuencos tibetanos, el gong o la percusión chamánica.