Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Vida Nueva) El próximo 7 de junio, en Pentecostés, se celebrarà el Aplec de l’Esperit. Este encuentro juvenil és una muestra puntual del trabajo que día tras día vienen realizando las distintas iniciativas de pastoral juvenil presentes en las diócesis catalanas. El estado de este trabajo diario, y algunos ejemplos de actividades que dan sus frutos, es el tema del número de febrero del suplemento Vida Nueva Catalunya.

Tres animadores de jóvenes cuentan su experiencia en este campo. Coinciden en las dificultades, pero el delegado de Juventud de Urgell, Lluís Plana, destaca que “tenemos un buen producto que solo ofrecemos nosotros”. Se refiere, “en un ambiente con muchas distracciones”, a la oferta de “un espacio que permita trabajar la vocación, descubrirse a uno mismo, y que permita enfocar la vida la hacia unos valores que te ayuden a ser feliz”.

También coincide la hermana hospitalaria del Sagrado Corazón Ana María Domene en la importancia de este trabajo más personal y directo con los jóvenes. Sobre todo, cree que debe enfocarse “a que puedan hacer una experiencia personal de Dios; si no, el resto no cala dentro de los jóvenes”.

Coordinación del SIJ

Por otra parte, el marista Valerià Simón resalta el trabajo de coordinación del Secretariado Interdiocesano de Juventud de Cataluña y Baleares (SIJ), uno de los organismos interdiocesanos con una presencia más intensa y efectiva. Simón cree que se “ha logrado que no sea una cosa solo de los delegados de Juventud de cada diócesis, sino que se impliquen movimientos, escuelas, scouts o congregaciones religiosas; esto es una gran fortaleza de la pastoral juvenil en Cataluña”.

Para suscriptores el número está disponible aquí