Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Este martes hace justo un año que al mediodía nos sorprendió la renuncia de Benedicto XVI. Varias personalidades eclesiales de Cataluña valoraron esta decisión histórica como un acto de valentía, modernidad, y que abría una nueva etapa en el ejercicio del papado. Y, sobre todo, que ponía de relieve la dimensión del servicio que debe tener el ejercicio de las responsabilidades dentro de la Iglesia.

En este gráfico se puede enlazar en las valoraciones de aquel momento para recordar como despedimos Benedicto XVI. Coincidiendo con el final del pontificado, CatalunyaReligió.cat también fue a Roma siguiendo la última audiencia del papa alemán.