Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals CR) El 27 de enero es el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto, y anualmente se celebran actos de homenaje y recuerdo por parte de la Generalitat, el Parlamento y el Ayuntamiento de Barcelona. Una de las reivindicaciones de la comunidad judía es que, tal como ocurre en el resto de Europa, en la educación obligatoria se incorporen estos hechos, como explica en CatalunyaReligió.cat Rosina Levy, joven estudiante de periodismo y miembro de Bet Shalom, una de las cuatro comunidades judías que hay en Barcelona.

Levy reside en Barcelona y recuerda que de pequeña estudió en Uruguay, donde en la escuela le explicaron qué había significado el Holocausto. Esto no ocurre en muchas escuelas catalanas, aunque añade que sería erróneo considerarlo únicamente como un hecho histórico.

Educar en la convivencia y la diversidad

"Es una cuestión sobre en qué valores queremos educar a los niños, y si apostamos por valores como el pluralismo y la convivencia en una sociedad plural", explica Levy, que añade: "Es básico que los niños sean educados en la tolerancia y en el respeto a la pluralidad con quien piensa o se siente diferente".

Según Levy, esta pedagogía es clave para acabar con la lacra del antisemitismo y "cualquier tipo de odio" por motivos de raza, religión, procedencia u orientación sexual.

"En Catalunya continúan los prejuicios sobre los judíos, en parte por desconocimiento, y también por la poca presencia del colectivo a nivel demográfico". Y por eso Levy cree que se debe estudiar el Holocausto en la educación obligatoria y abordar cómo la sociedad alemana, altamente educada y con grandes pensadores e intelectuales, se convirtió en una máquina de matar.

"Es importante apelar a los valorespara  que esto no se vuelva a repetir en el futuro", y destaca que esto no afecta únicamente a las comunidades judías, sino que repercute a toda la humanidad. "No es una cuestión de judíos", destaca Levy, que también pone de manifiesto que el Gobierno no atiende las diferentes recomendaciones al respecto que le han hecho las instituciones europeas y también Naciones Unidas.

El antisemitismo, presente en el siglo XXI

Sobre el antisemistisme, los expertos ponen de manifiesto que en pleno siglo XXI, este sigue presente, pero de manera diferente en el siglo XX. Hoy sigue extendido en páginas web, blogs, grupos en las redes sociales y también establecimientos comerciales donde se venden libros antisemitas, como la Librería Europa de Barcelona, ​​que sigue abierta a pesar de que su propietario está en la cárcel. Basta visitar su página web para comprobar que sigue funcionando y distribuyendo literatura donde hace apología del totalitarismo y donde se niega el Holocausto.

Levy explica que durante todo el año las comunidades judías catalanas intentan hacerse eco de libros, películas y otros materiales relacionados con el Holocausto y que hay mucha conciencia que han de trabajar este aspecto. Sin embargo, todavía hay mucho trabajo por hacer. Basta con consultar el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, para comprobar que el término 'judiada' sigue significando "acción mala".

Fotografía: David Casals, campo de exterminio de Auschwitz II / Brikenau.