Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Urgell) El arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, ha visitado Gaza, Tel Aviv y Belén durante el encuentro organizado por la Coordinadora de las Conferencias Episcopales para la Iglesia en Tierra Santa y por la Asamblea de Obispos Católicos de Tierra Santa, "Holy Land Co-ordination" (HLC).

La visita se inició el sábado día 11 en Jerusalén, pero las sesiones de trabajo se han desarrollado estos días en Gaza, Tel Aviv y Belén donde los obispos se han encontrado con diversos colectivos de la sociedad civil. El domingo visitaron la Parroquia católica latina de la Sagrada Familia, la Iglesia cristiana ortodoxa, y escuelas, centros formación y hospitales cristianos de la zona, donde expresaron su apoyo a los maestros y al personal médico.

Vives ha informado desde Gaza que "la gente sigue su vida y tiene mucho coraje. Hemos podido ver semillas de esperanza: hay cuatro escuelas católicas y cristianas que dan un gran apoyo a las familias y los niños, y que están haciendo una tarea muy importante. También hemos visitado un taller ocupacional para jóvenes sordomudos, dirigido por cristianos, que está realizando una tarea remarcable, y hemos conocido de primera mano el trabajo que hacen por los niños abandonados, huérfanos y pobres que hacen las hermanas Misioneras de la Caridad Madre Teresa de Calcuta en Gaza; las Religiosas del Rosario y del Verbo Encarnado, estas últimas en la parroquia de Gaza".

En la franja de Gaza vive una población de unas 1.600.000 personas, de las que unas 1.200 son cristianas: "aquí los cristianos son una pequeña minoría", explica el arzobispo Vives, que añade "en Gaza la situación es insostenible, muy dramática, porque hay muchísima gente viviendo encerrada como si fuera en una cárcel, porque el embargo es muy duro... en este momento están cortados los túneles que venían desde Egipto y que llevaban avituallamiento y bienes y también permitían entrar y salir a las pocas personas que podrían".

El lunes día 13, en Tel Aviv, se llevó a cabo una reunión y un almuerzo con los Embajadores ante el Estado de Israel de los diferentes países que participan en este Encuentro. Los obispos también se reunieron con miembros de la sociedad civil que participan de la " Sadako Reut Gemmini ", que lleva a cabo un proyecto para educar a los jóvenes palestinos y judíos a favor de la paz. Asimismo, una delegación visitó "Our Lady, Woman of Valor" un proyecto pastoral en Tel Aviv dedicado a la emigración, que promueve el jesuita David Neuhaus, Vicario Patriarcal para los Católicos de Lengua Hebrea. Al final de la jornada volvieron a Belén.

Sobre estos encuentros, Vives ha explicado que "estos días estamos encontrando esperanza en el mundo diplomático. Nos han hablado y hemos podido hablar de estos Acuerdos por la Paz que están haciendo camino con la tenacidad que muestra John Kerry, Secretario de Estado norteamericano, y que avanzan de manera muy sigilosa pero que parece que pueden dar fruto. Aquí todo el mundo tiene mucha esperanza, se muestra muy positivo, sobre todo en las delegaciones políticas de países europeos, con las que hemos podido contactar. Ojalá estos temas se abran camino".

A lo largo del martes 14 de enero, se viaja a Ramalah para una reunión con el "Fatah Central Commitee". Se ha programado también un encuentro con " Negotatiation Support Unit Ramallah and Bethlehem", de la OLP. De regreso a Belén, dialogarán con los estudiantes y profesores de la Universidad Católica de Belén regida por La Salle. El arzobispo Vives asiste en representación de la Conferencia Episcopal Española (CEE).

Audio del obispado de Urgell con declaracions de l'arzobispo Joan-Enric Vives: