Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

( Obispado de Lleida ) Para hablar sobre el sínodo sobre la familia convocado por el papa Francisco , hemos hablado con los delegados diocesanos de Familia y Vida del Obispado de Lleida: la Blanca Roca y Juan Luis Salinas.

¿A qué se dedicará este sínodo?

Este sínodo se dedicará a profundizar en el conocimiento de la familia y a captar su situación en la Iglesia en los momentos actuales. Concretamente, según como dice el título, tratará sobrre Los desafíos pastorales de la familia en el contexto de la Evangelización.

Es la primera vez que se trata sobre la familia?

No, la familia es un tema muy importante y naturalmente está presente en la dedicación de la Iglesia. Antes no se consideraba demasiado como consecuencia de sentirlo como algo natural, pero con Juan Pablo II se captó que había dedicarse para apoyarla y ayudarla a desarrollar su vida y sus funciones. En cuanto al sínodo de los obispos, ya hubo otro que se dedicó, concretamente en el año 1980 concluyó uno que había convocado Juan Pablo II para tratar el tema "Las tareas de la familia cristiana en el mundo actual", de las conclusiones apareció la Encíclica "Familiaris Consortio" de 1981.

Concretamente que se quiere tratar?

Se trata de reflexionar sobre la familia y su papel anunciador de la Buena Nueva entre sus miembros y entre las familias y personas que lo rodean. Esto nos lleva a ver la familia tanto como agente de pastoral para la transmisión de la fe, por una parte, o coma destinataria de la pastoral por otra.

Esta vertiente de la vida de la familia, sin embargo, ya está bastante clara hace tiempo, ¿se tenia que convocar un sínodo por este motivo?

Ciertamente está claro que la primera manera de hacer llegar la vivencia espiritual y de fe a los niños es la familia, como casi ocurre con todo lo que es fundamental en el ser humano, y, además, es la manera más sólida y penetranta por todo lo que tiene de entrañable y el hecho de estar vinculada a los factores emotivos y afectivos. Con todo, sí es necesario tratar nuevamente el tema dado que ahora se enmarca en el ámbito de la Evangelización que hay que hacer en nuestra sociedad occidental y en todo el mundo. Por otra parte, las circunstancias que se viven en torno al concepto de familia, la manera como la sociedad la considera y el talante que ellas adopten como consecuencia de la forma de ser que se ha extendido tanto partes, que rechaza el compromiso, la entrega, la disponibilidad... hace necesario que desde la Iglesia se hable de este aspecto tan fundamental para el ser humano.

Volviendo al sínodo, cuando se realizará?

Hay previstas dos fases y una tercera que será previa. A partir de octubre del 2014 se empezará a reunir una comisión de obispos en la que participarán los presidentes de las conferencias episcopales, los cuales tratarán de conocer la situación actual de la familia y se prepararan los temas. Después, en 2015, habrá la plenaria del sínodo en la que se encontrarán obispos y expertos de todo el mundo. De esta sesión saldrán las líneas operativas. Antes de todo, hay una fase previa en la que el Papa ha pedido a los obispos de todo el mundo que pregunten a sus feligreses para tener información precisa de la situación.

Hablamos de esta encuesta. ¿Como es, a quien va dirigida, quien debe responder, y qué finalidad tiene?

En principio podemos decir que es larga y detallada, pero no hay que responderlo todo, sólo hay que hablar de lo que está al alcance de cada uno y se "conoce". Para iniciar la fase de información, a finales de octubre de 2013 se envió a cada diócesis una encuesta con 39 preguntas abiertas agrupadas en nueve temas (la difusión de la Sagrada Escritura y el Magisterio de la Iglesia sobre la familia; el matrimonio de acuerdo con la ley natural; la pastoral de la familia en el contexto de la evangelización; la pastoral ante algunas situaciones matrimoniales difíciles; las uniones de personas del mismo sexo; la educación de los hijos en el seno de situaciones matrimoniales irregulares; la apertura de los esposos en la vida; sobre la relación entre la familia y la persona; y otros desafíos que pueden afectar a la familia). Se trata de recoger información. En nuestra diócesis el obispo ha pedido que respondan la encuesta a los grupos de laicos de las parroquias, los movimientos y las asociaciones que deseen particapar en ella. También se ha convocado una sesión de una mañana entera para que lo hablen y respondan las delegaciones diocesanas de pastoral.

¿Qué importancia tiene un sínodo y para qué servirá lo que allí se diga?

En los encuentros de la Iglesia, y en este tipo de encuentro también, claro, se invoca el Espíritu Santo. La fe nos hace estar seguros de que si se le ha convocado él asistirá... en consecuencia lo que se reflexione estará inspirado por él. Después la Iglesia tendrá el resultado de estos trabajos para asesorarse, establecer líneas de actuación... En el otro, como ya hemos dicho, el Papa recogió todo y escribió una encíclica.

Así pues, podemos esperar cambios.

En lo sustancial e intrínseco a la familia, lo que consideramos que es como Dios la creó, no puede cambiar nada. En este sentido la Iglesia no cambiará el que es su Magisterio. El papa Francisco, pero, en una de las primeras homilías en Santa Marta, comentó que todo lo que habían ido depositando las costumbres y el paso del tiempo en la Iglesia y que respondía a la manera de actuar ante los momentos y las situaciones de cada sociedad, y por tanto no era algo definitorio y esencial, se podía cambiar. En este sentido sí puede ser que el Espíritu Santo nos ilumine caminos nuevos de cómo responder a las nuevas situaciones que la forma de vivir actual nos está metiendo como evidencia, dejando otros que no respondían al que & eacute; s la familia sino al que aquellos tiempos necesitaban y provocaron.