Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri–CR)  Si un buen periodista siempre debe tener una punta de escepticismo, Joaquim Gomis la tenía en la medida de saber tomar la distancia justa para ser el mejor observador y analista de la actualidad religiosa que había en Cataluña. Ha muerto repentinamente este sábado de madrugada con 82 años en su domicilio de Sant Just Desvern. El funeral se celebrará este lunes a las 10'30h. en la parroquia de los Santos Justo y Pastor de Sant Just Desvern y la capilla ardiente está instalada en el tanatori de la misma población.

Sacerdote secularizado en los años 90, se ha mantenido activo hasta el último día. Actualmente era editor de la revista Foc Nou y colaborador de El Ciervo. Son dos revistas en las que estuvo implicado en su fundación, junto con sus hermanos Joan Gomis y Llorenç Gomis, y su cuñada Roser Bofill.

Joaquim Gomis Sanahuja nació en Barcelona. Se formó en el Seminario de Barcelona y estudió teología en la Universidad Pontificia de Salamanca y en la Universidad Gregoriana de Roma. Fue determinante que su paso por Roma coincidiera con la celebración del Vaticano II, que marcó toda su vida y pensamiento.

A partir de los años 60, su trayectoria se desplegó en dos casas: en el Centro de Pastoral Litúrgica, y en El Ciervo liderado por la familia Gomis. En el CPL fue el gerente y fundó y dirigió una de las iniciativas que ha tenido más eco y que incidió más en la renovación litúrgica postconciliar en Cataluña: la publicación Misa Dominical. Una publicación que dirigió durante 20 años y que facilita las moniciones, oraciones y orientaciones para la homilía de cada domingo y que utilizan cientos de parroquias. Como otras publicaciones del CPL, en la versión castellana también ha tenido una notable incidencia en Latinoamérica.

Su vertiente periodística la desarrolló principalmente en las revistas El Ciervo y Foc Nou, especialmente en los últimos años. Pero también fue determinante su colaboración con Joan Llopis en la información religiosa de los primeros años del diario Avui, o la revista Vida Nueva con la sección "Amb ulls catalans".

Recientemente, la revista El Ciervo ha reunido en un volumen sus crónicas de los años del Vaticano II. Siempre mantuvo un estilo claro, nada eclesiástico, crítico y respetuoso. Y nunca faltaba un punto de ironía. Junto con sus conocimientos del mundo eclesiástico, esto le convertía en el mejor observador y cronista de la actualidad religiosa que ha habido en Catalunya en los últimos años.

Aquí se puede escuchar una breve entrevista que le hicieron este año en la Cadena Ser.

Algunos de sus libros son Carta a set joves (1964), La espiritualidad cristiana, siglo XX (1967), ¿Qué pasa en la Iglesia? (1970), o Sobre Déu, Crist i altres coses (1973). También escribió breves relatos de divulgación de la vida de Santa Marta, San Marcos y San Pablo y colaboró ​​en revistas de referencia como Qüestions de Vida Cristiana o Phase.