Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David CasalsCR) El arzobispo ortodoxo de Jerusalén, Atallah Hanna, visita estos días Barcelona, ​​invitado por el Centro Euroárabe de Cataluña. Su diagnóstico sobre la situación en Oriente Próximo es clara: "No puedo ser neutro ante el sufrimiento de mi pueblo".

En rueda de prensa este lunes, Hanna ha asegurado: "Hago un llamamiento para que se acabe la ocupación, para que el pueblo palestino sea tratado de la misma manera que el resto de los pueblos. Estoy luchando para tener un futuro lejos de la violencia, la guerra y los extremismos".

"Yo represento también al pueblo palestino. Soy un arzobispo que representa a este pueblo, y siempre que viajo estoy obligado a hablar en nombre de este pueblo y a defender sus derechos", ha detallado.

Llamada por la paz

"No quiero que haya más guerras y quiero que mi pueblo, el palestino, tenga la dignidad que se merece. Esperamos y rogamos para que llegue la justicia que nos lleve a una paz duradera", ha afirmado.

"Yo no puedo ser neutro porque estoy luchando por la justicia, por la paz, para ayudar a las personas que están sufriendo una carencia en sus derechos", dijo Hanna, que ha valorado los lazos de amistad que desde hace años unen a los palestinos con los catalanes.

"El pueblo catalán es un pueblo amigo. Rogamos que alcéis vuestra voz para que haya justicia, una paz real, para que se acabe la ocupación y porque los derechos de mi pueblo, el palestino, sean respectados", ha añadido.

Ha abogado porque Palestina sea en un futuro un estado social de derecho, donde no haya ningún tipo de discriminación por motivos religiosos y donde todos los ciudadanos tengan "los mismos derechos y obligaciones" en un sistema democrático consolidado.

Descendientes de los primeros cristianos

Hannah ha recordado que él es arzobispo de Jerusalén, "ciudad sagrada, que tiene un lugar muy especial en las tres religiones monoteístas más importantes: cristianos, musulmanes y judíos".

"Yo represento a la Iglesia Ortodoxa, que es la que tiene más historia, es la más antigua y es la primera iglesia en Oriente Medio, que proviene directamente de Jesús hace 2.000 años", aseguró.

Siria

Ante la situación de guerra y violencia en Siria, aseguró que en este país, "sean cristianos o de cualquier otra tradición", están sufriendo fruto de esta situación, y ha defendido el diálogo y la paz en este país con el objetivo de finalizar el conflicto.

"Queremos que termine la violencia de forma pacífica y que se respete el pueblo de Siria y la integridad del Estado", ha asegurado Hanna, que ha dicho que más que focalizarse en la situación de los cristianos en Siria, se debe tener presente que todo el pueblo, con independencia de su tradición, sigue sufriendo, y es en este sentido donde todos los cristianos deben implicarse para que haya un cambio.

También ha reivindicado la liberación de dos obispos secuestrados en Siria durante una misión humanitaria, y ha pedido la colaboración de todos para acabar con todas las personas que han sido secuestradas en Siria, entre ellas el periodista catalán de El Periódico de Cataluña, Marc Marginedas.