Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor CR/Sant Boi de Llobregat) "Algunos profesionales no son conscientes del sufrimiento espiritual de los enfermos". M. Carmen Márquez, coordinadora de las Jornadas de Atención Espiritual y Religiosa, justifica así el motivo por el cual la orden hospitalaria de San Juan de Dios forma sus colaboradores en religiosidad. Este jueves, en el Parque Sanitario de Sant Boi, se ha celebrado la undécima edición de esta formación que cuenta con la colaboración de la Associació UNESCO per al Diàleg Interreligiós.

De hecho, la espiritualidad y la hospitalidad son ejes básicos del servicio que la familia hospitalaria de San Juan de Dios ofrece a los enfermos. Según el hermano Pascual Piles, superior de la Provincia de Aragón, los profesionales de la salud han de poder atender la dimensión espiritual de las personas "porque la religiosidad es sanadora y liberadora".

En el marco de estas IX Jornadas, CatalunyaReligió.cat ha hablado con M. Carmen Márquez, responsable del Servicio de Atención Espiritual y Religiosa del Parque Sanitario de San Juan de Dios; Jesús Etayo, superior general de San Juan de Dios; Pascual Piles, superior de la provincia d'Aragón; y Elisabeth Lheure, miembro de la Associació UNESCO per al Diàleg Interreligiós.

 

 

Hospitalidad y pastoral

El superior general de los hermanos de San Juan de Dios, Jesús Etayo, ha centrado su discurso en el principio fundamental de la orden: "La hospitalidad permite trabajar conjuntamente todas las religiones y filosofías a favor de la persona". Sobre la atención espiritual ha afirmado que es en sí misma "una fuerza terapéutica".

Etayo ha querido destacar la peculiaridad de cada uno de los pacientes y ha afirmado que "la pastoral de la salud no puede ser chocolate para todos" y que cada unidad hospitalaria debe disponer de un plan pastoral específico que responda a las necesidades de cada perfil.

La diversidad religiosa está presente en todas partes

En anteriores ediciones las jornadas han abordado la problemática de las sectas, vinculada a las enfermedades mentales, así como el acompañamiento del duelo y la necesidad de cuidarse para cuidar a los demás. La tendencia de las últimas ediciones, en respuesta al contexto actual, responde a un trabajo desde la óptica de la diversidad religiosa.

Así, las jornadas han contado con la participación de miembros de diferentes comunidades religiosas catalanas, como el capuchino Joan Botam, los judíos Jorge Burdman y Enrique Fleischmann, el bautista Abel Camps, los budistas Enrique Caputo y Montse Castellà, el musulmán Taoufik Cheddadi, el hinduista Bahkti Das o el sufí Abdelwadud Sabaté. La participación de la Associació UNESCO per al Diàleg Interreligiós, con Elisabeth LheureFrancesc Torradeflot, ha posibilitado este intercambio en el marco hospitalario.

 

Fotografías: Departamento de Comunicación del Parque Sanitario San Juan de Dios.