Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Claretianos) Tras el paso devastador del tifón «Haiyan», se han recibido las primeras noticias de los misioneros claretianos de la provincia de Filipinas a través del padre Efrén Limpo, secretario provincial.

Asimismo, el superior general de los Misioneros Claretianos, el padre Josep M. Abella, ha dirigido una carta circular a toda la Congregación, pidiendo a todos loss claretianos movilizarse y la solidaridad con el pueblo filipino.

El testimonio del secretario provincial de los claretianos desde Filipinas describe esta situación:

"(...) Gracias por la solidaridad y la oración. En momentos como estos, sin duda te sientes vulnerable y al mismo tiempo dolido por la pérdida de tantas vidas. Las noticias dicen que hay más de 10 mil personas muertas, sin contar los pueblos aislados y aún incomunicados. Creo que tardará en restablecerse el contacto con ellos dado que no hay luz y muchas propiedades fueron destrozadas por el tifón. Algunos de los sitios siguen sin electricidad ni cobertura."

"En Quezon city estamos bien, pero las familias de nuestros seminaristas y hermanos en Tacloban, Iloilo, Ormoc, Leyte y Cebú han sido víctimas de esta catástrofe. Estamos haciendo todo lo posible para tener más información y ayudarles de alguna manera. Estamos empezando a tomar la iniciativa para recaudar fondos, a través de los medios de comunicación."

"Las últimas noticias que hemos recibido nos dicen que nuestro noviciado de Ormoc ha sufrido bastante. El techo entero del segundo piso, donde dormían nuestros novicios, desapareció completamente, arrancado por el viento. La capilla también ha sufrido bastantes destrozos. Nuestros novicios y su maestro tuvieron que trasladarse a la biblioteca del primer piso que ahora sirve como dormitorio. Las dos casetas de abajo siguen bien, pero el centro pastoral de al lado de nuestra casa de misión ha quedado destrozado."

"Afortunadamente, el padre René Manubag CMF estaba en Ormoc cuando sucedió todo esto y ha conseguido comunicarse con el provincial. Él nos ha enviado las noticias desde la ciudad de Cebú, ya que allí hay cobertura telefónica. El P. René nos ha pedido provisiones, no sólo para el noviciado sino también para la gente de Ormoc, pues hay escasez de alimentos. Según nos explicaba el padre René, sólo quedaba un saco de arroz en el noviciado y no es suficiente para alimentar a la gente del pueblo que pide ayuda y techo para dormir."

"Rezad por nosotros y por Filipinas. Transmitid nuestro agradecimiento a todos nuestros hermanos (...)."