Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) La presidenta del Parlamento, Núria de Gispert, ha agradecido este jueves a las entidades cristianas que se han adherido al Pacto Nacional del Derecho a Decidir su continuidad en la "defensa del país, de la catalanidad y de la dignidad de Cataluña". Lo ha dicho al recibir a los representantes de unas sesenta entidades en la Sala de Audiencias del Parlamento de Cataluña.

De Gispert ha afirmado que "desde la perspectiva cristiana estas entidades pueden aportar mucho" y ha dicho sentirse muy cercana a ellas personalmente. Por eso ha querido recordar dos personalidades eclesiales en su discurso. Sobre el obispo Joan Carrera se ha mostrado convencida de que estaría en este acto "hablando de concordia, reconciliación y paz". Y ha recordado lo que dijo en Tarragona en el homenaje al cardenal Vidal y Barraquer, que el cardenal tarraconense en el contexto actual "defendería también el derecho a decidir". Una percepción que ha explicado que le confirmaron en el mismo acto los familiares del arzobispo de Tarragona exiliado después de la guerra por el franquismo.

El compromiso con la dimensión política de la caridad

La entrega se ha formalizado con tres breves intervenciones de las entidades adheridas. Carles Armengol, del Grupo Sant Jordi, lo ha enmarcado en el reconocimiento de los derechos de los pueblos en la doctrina social de la Iglesia y los pronunciamientos de los obispos catalanes que "en reiteradas ocasiones han dado fe de la realidad nacional de Cataluña". La adhesión la ha presentado como "una pequeña representación de los miles de personas que forman parte de estas entidades de filiación o inspiración cristiana y que aportan especificidad, sensibilidades y tradiciones muy diversas".

Montserrat Espinalt, provincial de las Vedrunas, remarcó que en la adhesión al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir "no nos mueve ninguna motivación partidista de ningún signo, sino sólo el compromiso que siempre hemos querido tener con la gente de los barrios, los pueblos, de las ciudades de Cataluña, para dar respuesta a las necesidades y carencias de cada momento histórico". Un principio que quieren hacer presente a través de las 35 escuelas y las obras sociales que tienen las Vedrunas en Cataluña: "desde dentro y desde la base de la realidad catalana, queremos seguir junto a las iniciativas que buscan diálogo y entendimiento, y que hacen suyo el deber de defender los derechos. Nos mueve el compromiso decidido con la dimensión política de la caridad".

Finalmente, el delegado episcopal de Justicia y Paz en Barcelona, ​​Josep M. Fisa, remarcó la motivación desde el Evangelio como "defensa radical de los valores de la libertad y del respeto a la persona y su dignidad". Y, que esta adhesión se hace "sabiendo que cada uno de nosotros nos adherimos a diversas opciones políticas en el momento de votar" y que sumarse al derecho a decidir "no es a ningún programa ni a ninguna estrategia, sino al derecho irrenunciable a poder decidir sobre el futuro del país que vamos construyendo entre todos, desde hace muchos siglos".

También ha defendido "una mejor convivencia y amistad entre nuestros pueblos, desde el diálogo franco y una conciencia solidaria, como debe ser entre hermanos", y por ello ha reiterado y agradecido el perdón que formuló el martes el obispo Francesc Pardo sobre los medios de la Conferencia Episcopal Española que "se apartan de una comunicación respetuosa y dialogante".

Aquí se pueden leer las tres intervenciones integras.

A la entrega de las adhesiones en el Parlamento han asistido un grupo de representantes de las entidades. Entre los representantes de diversas órdenes religiosas estaban los provinciales de los escolapios, Jaume Pallarolas, de Vedruna, Montserrat Espinalt, y los claretianos, Máximo Muñoz, también presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña. También como miembros de las entidades estaban los ex consejeros Antoni Comas, Ignasi Farreres y Oriol Badia. En el acto se ha sumado el ex presidente del Parlamento, Joan Rigol y, representando el Govern, el director general de Asuntos Religiosos Enric Vendrell.