Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri -CR/Tarragona) "En una sociedad que se interroga sobre los valores, presentamos gente fiel y con valores. Estamos cansando de tantas personas que cambian de chaqueta, o que se corrompen. Una democracia necesita gente con principios, gente firme". Es el sentido que ha dado el arzobispo Joan Enric Vives a la proclamación de los nuevos beatos de este domingo en Tarragona como secretario de la Conferencia Episcopal Tarraconense: "los obispos catalanes reciben con mucha alegría este acto por tantas causas y con personas excelentes. El señor les ayudó. Son un ejemplo. Una muestra de fuerza y de ejemplaridad".

Ante las críticas y debates de los últimos días, Vives ha dicho que "nos duele que en una sociedad democrática haya aflorado un anticlericalismo excesivo, aunque puede ser culpa de todos" y que "el martirio hoy estorba". Pero remarcó que "los obispos de Cataluña ya han pedido perdón por si ha habido errores, y también tiene su ejemplo en figuras como Vidal i Barraquer. Hoy también se debe valorar esta figura que sin morir padeció muchísimo ".

Por eso, justo antes de iniciar en la ceremonia el arzobispo Vives ha explicado en un breve encuentro con varios medios de comunicación catalanes que cree "que Cataluña es una democracia que está madura para respetarnos y tolerarnos"y que "cuando nosotros homenajeamos los de casa no vamos en contra de nadie".