Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Fragmenta) - El escritor Arturo San Agustín presentó ayer en Roma su libro De Benedicto Francisco. Una crónica vaticana (Fragmenta Editorial), el relato día a día desde la capital italiana entre las últimas jornadas del pontificado de Joseph Ratzinger y las primeras del papa Francisco, a quien considera ya "el mayor líder social", según informa Europa Press .

San Agustín lo explicó ayer lunes en el Instituto Cervantes, donde fue presentado por el embajador español ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga, el director del Cervantes de Roma, Sergi Rodríguez, el de L'Osservatore Romano, Gian Maria Vian, el vaticanista de La Stampa, Marco Tosatti, el profesor de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz de Roma Marco Carroggio, y el editor de Fragmenta, Ignasi Moreta. San Agustín dice que se planteó un relato día a día de la transición del papado, en primer lugar, porque "los periódicos ya no hay espacio para la crónica, sino que, tristemente, sólo tiene cabida en los libros", al menos en la prensa europea.

El también periodista, hablando de los dos pontífices, explicó que Benedicto XVI ha sido el primer papa que le ha interesado pero, al ver salir del balcón al papa Francisco, entendió que esta crónica le interesaba mucho más que cuando la comenzó, porque había conocido al entonces cardenal Bergoglio en Buenos Aires: "Fue una figura que me fascinó".

Le interesó ya en Argentina porque lo vio en la época del corralito: "Lo vi enfrentándose alPresidente de la República en la catedral metropolitana de Buenos Aires ", lo que ha calificado de increíble porque nunca había visto un cardenal en España enfrentándose al poder de esta manera.

En cuanto al antecesor, San Agustín destacó que Benedicto "hizo un gesto histórico con la renuncia", y ha añadido que el papado es una figura muy importante, tanto para el que se llama católico o no católico, religioso o no religioso, ateo o agnóstico.

Bergoglio: "Audacia y valentía"

"Guste o no guste a algunos, el Papa Francisco ha convertido, al menos por ahora, el mayor líder social. I de él se dice que es quien ha conseguido que no se haga la invasión a Siria", añade. Para él, además, destaca "la audacia y la valentía" de Bergoglio, al que también considera un gran comunicador y un gran observador.

El director de L'Osservatore Romano, Gian Maria Vian, calificó esta obra de "gran libro, pero que muestra que la situación religiosa está muy mal porque no se hace más crónica", mientras que el periodista Marco Tosatti resaltó que esta crónica refleja que la renuncia de Benedicto fue un fracaso para los vaticanistas ya que ninguno la anticipó.

El responsable de Fragmenta, Ignasi Moreta, subrayaba que esta obra es la número 18 de su editorial en castellano - además de las 50 publicadas en catalán - en el ámbito de las religiones, pero desde un punto de vista aconfessionel porque son libros dirigidos a toda la comunidad lectora. Sobre el libro, destacó que esta crónica de 37 días es un buen relato que "no sólo narra lo que ha pasado en estos días, sino que describe incluso los despachos del Vaticano, y permite escuchar diferentes personas, por lo que también es un retrato ".

Su tercera crónica sobre religión

Arturo San Agustín (Barcelona 1949), que publica un dietario cada sábado en El Mundo, también dedicó a la crónica sobre religión dos de sus varios libros anteriores: 'Un perro verde entre los jóvenes del Papa' (2011), sobre la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada en Madrid, y 'En Tarso ya no suenan las campanas' (2012), siguiendo el viaje a Turquía del arzobispo de Tarragona y Primado de las Españas, Jaume Pujol.

El libro de la JMJ reflejaba el impacto social y mediático de la Iglesia, el de Turquía retrataba la decadencia del cristianismo en un país clave para el origen de la Iglesia, para advertir que puede ser un reflejo del futuro del cristianismo en Europa.

De Benedicto Francisco. Una crónica vaticana tiene 320 páginas y se estructura en 50 apartados que van siguiendo diariamente la renuncia de Ratzinger, los días de la Sede vacante, la elección del sucesor y su primer impacto ante el mundo.