Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals - CR) CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP han rechazado este miércoles en el pleno del Parlament una proposición de ley presentada por C's donde se pedía prohibir el burka en el espacio público, una iniciativa que sólo ha contado con el apoyo del PP.

C's pedía que el Parlament solo pidiera una modificación de la Ley Orgánica de la Libertad Religiosa para añadir explícitamente la prohibición de cualquier indumentaria que tape completamente la cara, apelando a la seguridad pública y al libre desarrollo de la personalidad individual.

Según la portavoz de Ciudadanos, Carina Mejías, hay que combatir "las posiciones totalitarias y fanáticas que apelan a motivos religiosos y que están en contra de nuestros principios democráticos ". "No hay ningún pasaje del Corán donde se hable del burka", apuntó la parlamentaria, definiendo esta prenda como "un instrumento de dominación, una prisión para la mujer", y ha lamentado también el aumento del " Islam radical" en localidades como Lleida.

El PP ha sido el único partido que ha secundado la iniciativa que ha presentado C's. La diputada Dolors López ha recordado que su formación ya ha pedido al Senado prohibir el burka y recalcó: "La diversidad debe ser integrada. Los que vienen a un país no pueden actuar en contra de nuestros valores".

López ha expresado su preocupación después de que algunos grupos hayan asegurado que regular el burka puede implicar que haya mujeres que se puedan ver obligadas a quedar recluidas en casa: "Es como decir que las mujeres no deben denunciar malos tratos para evitar represalias", ha argumentado.

La mayoría, en contra

Los partidos de izquierdas y CiU han expresado el rechazo frontal a la propuesta de Ciudadanos. Desde ICV-EUiA, Marta Ribas ha recalcado que precisamente, en los países europeos donde se han aprobado normas en contra del uso del burka es "donde la ultraderecha es más fuerte", y tras apreciar que tanto el PP como C's quieren crear un problema donde no lo hay, ha defendido que la ley de Libertad Religiosa debe revisarse, porque avalan "los acuerdos entre el Estado y la Santa Sede, que tienen una más que dudosa constitucionalidad".

Gloria Renom (CiU) ha comenzado su intervención citando al filósofo Ramón Llull, y ha destacado la importancia que desde los poderes públicos se trabaje para "lograr una buena convivencia, en respeto y diálogo". "La integración entre las diferentes creencias es una realidad bien reconocida en nuestra casa", concluyó.

Desde ERC, el diputado Pere Bosch ha manifestado que sólo con la prohibición por ley del uso del burka no es suficiente para acabar con su uso, y por ello ha defendido "políticas integrales de integración, enfocando el tema de forma seria y real ".

Miquel Iceta (PSC) ha recordado que cuando el Ayuntamiento de Lleida intentó regular el uso del burka mediante una ordenanza, el Tribunal Supremo acordó la suspensión. David Fernández (CUP) ha advertido del riesgo de que la Islamofobia sea en el siglo XXI "lo que el antisemitismo fue en el Siglo XX".  

En este sentido, en el debate en el Parlamento también ha intervenido el alcalde de Lleida, Àngel Ros, para defender la ordenanza y afirmar que era una "regulación ejemplar" y que tuvo efectos, pues el uso de esta indumentaria disminuyó.