Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Este jueves,  en que se cumplen 70 años de la muerte del arzobispo de Tarragona Francesc Vidal i Barraquer, el arzobispado de Tarragona inicia doce meses que dedicará a recordar su figura: "Año Cardenal Vidal i Barraquer, testigo fiel (1943 - 2013)". Manuel M. Fuentes, sacerdote y director del Archivo Histórico Archidiocesano de Tarragona, explica a CatalunyaReligió.cat que se pretende recuperar el carácter conciliador y la valía personal, por encima de la polémica histórica que ha sido vinculada al cardenal de Tarragona muerto en el exilio. Pudo escapar de la persecución de 1936 pero, terminada la Guerra Civil, el gobierno franquista no le dejó volver a ocupar su sede.

Durante la conferencia inaugural del año Vidal i Barraquerer que se hará el jueves, Fuentes quiere destacar cómo la actitud del cardenal tarraconense enseña cómo siempre hay respuestas alternativas, lejos del servilismo, la comodidad o el miedo. El archivero señala la importancia de recordar al arzobispo por su lucidez. "En lugar de dejarse llevar por la vorágine, supo ver que si firmaba la carta del episcopado español siguiendo la prescripción franquista comprometería el futuro de la Iglesia, que dejaría de ser libre para su acción pastoral".

El compromiso con la Iglesia catalana del cardenal Francesc se hace evidente durante los primeros años del siglo XX, así como el esfuerzo por crear puentes de diálogo con la República y salvaguardar los perseguidos por uno y otro bando. Hoy, con este año conmemorativo, se pretende recuperar también su tarea constante desde el exilio: su trabajo por la paz y la preocupación por proteger de la persecución su iglesia.

Inicio de los actos e inauguración de la exposición dedicada a los mártires

Este año conmemorativo contará con diferentes actos que comenzarán este jueves con una misa en la catedral de Tarragona y una conferencia sobre la necesidad de purificar la memoria, impartida por el profesor Fuentes, entre otras actividades. Ese mismo día se inaugurará una exposición que recoge el testimonio de los mártires de Tarragona, entre los que se encuentra el entonces obispo auxiliar de Tarragona Manuel Borrás, con un panel exclusivo dedicado a su pastor fiel: Vidal i Barraquer.

Este aniversario coincide con los actos de beatificación que se harán en Tarragona el próximo 13 de octubre. Por ello, destacar el aniversario de la muerte de Vidal i Barraquer también es una manera de recordar que "la Iglesia en Cataluña sufrió una segunda persecución por el hecho de ser catalana y una tercera que borró un estilo de pastoral propio más europeo que se había construido en los años 20 y 30", explica Fuentes. También cree que su figura, "lo hace muy especial en el momento que vivimos" y que es poco conocida.

"He quedado maravillado al conocer el heroísmo admirable de sus compañeros y hermanos, edificado de la firmeza, constancia y dignidad de muchos al sufrir un martirio más largo y quizás no menos glorioso ", dijo el arzobispo exiliado en una carta a sus compañeros de diócesis, mientras el régimen franquista no le dejaba volver. Y añadió su sufrimiento particular: "Cómo me complace poder decir que he sufrido algo por Cristo, y que, aunque soy pobre y sufriente, como vosotros, por la causa de Él".

También en su carta recomendó prudencia que, decía, no significa inacción ni pereza, sino "hacer todo lo que se pueda y llegar hasta donde se pueda". Estas palabras explican porque este año memorístico incide en su "testimonio fiel, porque fue fiel con una forma de ser coherente".