Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Obispado de Lleida) Un total de 152 niños con riesgo de exclusión social han disfrutado de los cinco turnos de los centros de las Vacaciones para Crecer, una iniciativa de la Fundació Verge Blanca, una entidad sin ánimo de lucro de la diócesis de Lleida, que tiene como objetivo el servicio a la sociedad en el campo de la educación en el tiempo libre para niños, adolescentes y jóvenes. Esta información la facilitó Laureano Sánchez, presidente de la Fundación, durante la presentación del balance que se hizo el viernes de esta actividad que se ha desarrollado en los colegios de las Dominicas Anunciata y Episcopal los meses de julio y agosto. En la rueda de prensa también asistieron el obispo de Lleida, Joan Piris, y el presidente de la Diputación, Joan Reñé.

Monseñor Piris hizo un doble agradecimiento a la Fundació Verge Blanca y a la Diputación. En la primera por su creatividad en saber encontrar respuestas a los problemas que nos plantea la sociedad actual. "Crecer significa desarrollar las cualidades y profundizar en el terreno de la prevención, conocimientos que nos permitirán superar situaciones de emergencia y trabajar por un futuro mejor, que no es otra cosa que poner los cimientos para el bien de todos", dijo el obispo de Lleida, que agradeció a la Diputación su colaboración que ha permitido cubrir la mitad del presupuesto.

El obispo Piris respondió a los periodistas sobre el protagonismo de la Iglesia, en general, y su diócesis, en concreto, encabezando proyectos sociales más propios de las instituciones públicas. "No estamos supliendo ni sustituyendo a nadie-dijo-. Estamos haciendo lo que la Iglesia ha hecho toda la vida, antes de que existiese el Estado del Bienestar. Si acaso, hacemos una labor complementaria, porque, como todos formamos parte de la humanidad, no podemos lavarnos las manos sobre lo que está pasando, pero no tenemos el objetivo de sustituir a nadie ".

Por su parte, Joan Reñé manifestó su satisfacción en poder contribuir desde la Diputación en un proyecto como el de las vacaciones para crecer, porque, a pesar de que la función de la corporación provincial es atender a los municipios, éstos están constituidos por personas. "Dicen que los pueblos son ricos cuando son capaces de generar recursos económicos. Pero lo cierto es que los pueblos son más ricos cuando son capaces de atender aquellos sectores de la comunidad que sufren dificultades ", Dijo el presidente provincial. Reñé añadió que la corporación que preside destina un millón y medio de euros de su presupuesto a los convenios que tiene con 1.200 asociaciones ciudadanas de las comarcas de Lleida que trabajan para transmitir estos valores desde diferentes campos, por eso para él era una satisfacción poder colaborar con la Fundación Virgen Blanca.

Al finalizar la rueda de prensa, el obispo y el presidente de la Diputación visitaron los talleres de la casa de verano que se realizan en el Colegio Episcopal y pudieron hablar con los niños que están disfrutando de estas Vacaciones para Crecer.

Los beneficiarios de estos talleres son niños que han terminado P4 hasta segundo del ciclo superior de Primaria. La selección de los niños se ha realizado mediante entidades del Tercer Sector Social de Lleida, que trabajan con infancia en riesgo con el fin de poder llevar a cabo un mejor seguimiento del niño y de las familias. Las entidades que han derivado los niños han sido: Cáritas, Parroquia de Sant Andreu, Centre Obert Pas a Pas, Prosec, Servicios Sociales del Ayuntamiento de Lleida y Servicio de Intervención Especializada de Lleida.

Entrevista a LAUREANO SÁNCHEZ. Delegat de Pastoral del lleure. 14 juny 2013 from MCS.Bisbat de Lleida on Vimeo.