Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) "Los feligreses de Valls de los años 50 recuerdan que fue un 'revolucionario' y que abrió mucho los horizontes". Así se habla del teólogo tarraconense Josep Gil i Ribas  en la completa biografía que le han preparando con motivo del homenaje que se le hará el próximo sábado 14 de septiembre en Poblet. Desde entonces no ha cambiado. Este carácter 'revolucionario' y de 'abrir horizontes' han marcado ciertamente la amplia trayectoria de este sacerdote en la Iglesia tarraconense y catalana. Una praxis pastoral siempre apoyada por una sólida formación filosófica y teológica.

Ahora, coincidiendo con la edición del último de los diez volúmenes que ha publicado desde el 2009 de la Història del Pensament Cristià, el Secretariado Diocesano de Justícia i Pau de Tarragona ha organizado este homenaje. Lo que tenia que ser una celebración sorpresa de carácter más familiar, se ha convertido en un homenaje institucional en el que participarán las máximas autoridades civiles y eclesiásticas de Tarragona: el arzobispo Jaume Pujol, los alcaldes de Tarragona, Reus y El Catllar (poblaciones donde ha estado más vinculado pastoralmente), el director general de Asuntos Religiosos yel delegado del Gobierno de la Generalitat en Tarragona, son algunos de los que ya han confirmado su presencia. Un reconocimiento institucional a una figura de pensamiento libre.

El acto, presidido por el arzobispo de Tarragona, lo abrirá el abad de Poblet, Josep Alegre, y hablarán también el profesor de la Facultad de Teología de Cataluña Josep Castanyé, que hará la semejanza biografía y académica de Josep Gil; el ex rector de la Universidad Rovira i Virgili, Joan Martí Castell, el decano de la Facultad de Teología de Cataluña, Armand Puig, el vicepresidente de la Reial Acadèmia de Doctors, Jossep Llort, y algunas de las autoridades presentes.

La segunda parte será una mesa redonda sobre "Teología y sociedad, hoy" moderada por Gaspar Mora con profesores de la Facultad de Teología: Armand Puig, Oriol Tuñí, Xavier Alegre y Josep Castanyé. Una comida festiva concluirá la celebración.

Josep Gil y Ribas nació en Reus en 1928. Después de la formación en el seminario de Tarragona a los 19 años fue a Roma para estudiar en la Pontificia Universidad Gregoriana y en el Pontificio Instituto de Música Sacra. También hizo estudios en Austria y en Alemania.

Sus primeros destinos pastorales en Tarragona fueron en Valls y Tarragona, donde en 1958 sacó las oposiciones a organista de la catedral. Allí, en la tarea parroquial, con movimientos de jóvenes, y como docente en un instituto y en el seminario, fue uno de los protagonistas de la generación de sacerdotes que aplicó el Concilio Vaticano II en Cataluña. Destacan iniciativas como las Semanas de Juventud o el Club de Jóvenes de Tarragona que en aquella época de dictadura representó un espacio de libertad.

En los años 70 fue rector de la Parroquia de Sant Pau de Tarragona, con un equipo formado por los sacerdotes Mitjans, Gual y Tomàs, y donde destacó por su voluntad de "hacer comunidad". En 1972, con la llegada del arzobispo Pont i Gol que le dio plena confianza en su tarea, pudo dar clases como profesor ordinario de Escatología en la Facultad de Teologia de Catalunya.

Tras la publicación de Signes de pertinença a l’Església, amplía sus intereses teológicos a la cristología, la mariología, o la antropología, y también a las ramas más nuevas como la teología de la religión o la teología feminista. También hizo varias estancias como profesor en Colombia, donde tuvo un contacto con la religiosidad popular de las clases más pobres del país.

Durante cinco años dio clases de Escatología en la Universidad de Deusto y en 1977 impulsa la creación del Instituto de Teología de Tarragona, del que fue director. También en 1975, a propuesta suya, se constituyó el Secretariado Diocesano de Justícia i Pau de Tarragona, el tercero de Cataluña, y fue el primer delegado episcopal. Allí también quedó claro desde el primer momento que el protagonismo correspondía a los laicos.

Paralelamente, en 1982 defendió la su tesis doctoral, preparada en la Facultad de Teología de Münster y dirigida por Josep M. Rovira Belloso. En 1984 publicó la tesis y el Tractat d'Escatologia.

En 1988 fue nombrado rector de la parroquia de Sant Joan de Reus, tarea que a principios de los 90 compaginó con su dedicación como vice-decano de la Facultad de Teología de Cataluña. También fueron años de clases en varias facultades europeas, de numerosos cursos por toda Cataluña, además de un presencia divulgativa en varios medios de comunicación. En 1996 ingresó como Académico Numerario de la Reial Acadèmia de Doctors y en 1999 recibió el premio "Joan Maragall" por la obra L'esperança que no mor.

Poco después de celebrar los 50 años de sacerdocio, en 2003 volvió como rector en la parroquia de El Catllar, donde ya había estado unos años atrás y donde reside actualmente. Esta etapa, más que un retiro, ha sido una oportunidad para dinamizar la vida de la comunidad parroquial y promovió proyectos culturales y la rehabilitación del templo. O también, para escribir un blog .

La biografía que le han preparado para el homenaje en Poblet, concluye que "entre las cualidades de Josep Gil i Ribas destacan especialmente su capacidad de evolucionar con los signos de los tiempos, su actitud desmitologizadora, su disposición a ir siempre más lejos, y su inteligencia comprensiva y relativizadora, que no pierde nunca de vista la complejidad. Invita a romper esquemas y a superar barreras sin miedo, tanto en el terreno del pensamiento como en el de la acción. En resumen, podríamos calificarle de hombre libre y comprometido con las personas, con la Iglesia y con el mundo ".