Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Promover la cultura del encuentro, es lo que ha pedido a Francisco a la Iglesia a través de los obispos, sacerdotes y religiosos con los que ha concelebrado una misa en Río de Janeiro este sábado por la mañana. Una cultura que supere la "cultura del rechazo" en la que "no hay lugar para el anciano ni para el hijo no deseado, no hay tiempo para detenerse con aquel pobre al borde del camino" o "donde las relaciones humanas estén reguladas por dos 'dogmas': la eficiencia y el pragmatismo".

Ante esta realidad Francisco ha pedido als responsables eclesials que tinguin "el valor de ir contracorriente": "No renunciamos a este don de Dios: la única familia de sus hijos. El encuentro y la acogida de todos, la solidaridad y la fraternidad, son los elementos que hacen nuestra civilización verdaderamente humana". Una misión de la Iglesia fundamental: "debemos estar casi obsesionados en este sentido. No queremos ser presuntuosos imponiendo 'nuestra verdad'".

Francisco también ha pedido a los consagrados que no olviden nunca que "Cristo marca todo lo que somos y lo que hacemos. Esta 'vida en Cristo' es precisamente lo que garantiza nuestra eficacia apostólica y la fecundidad de nuestro servicio (...) No es la creatividad pastoral, no son los encuentros o las planificaciones que aseguran los frutos, sino el ser fieles a Jesús". Un "permanecer en Cristo" que "no es aislarse, sino un permanecer para ir al encuentro de los demás".

Dentro del programa eclesial que Francisco ha presentado en la homilía de esta misa, ha insistido en que hay que "ayudar a nuestros jóvenes a redescubrir el valor y la alegría de la fe, la alegría de ser amados personalmente por Dios". Y que hay que "poner la oreja para escucharlos", "saber perder tiempo con ellos" y animarles "a ponerse en marcha". Una salida de la iglesia hacia fuera que debe pasar por plantearse "con decisión en la pastoral desde la periferia, empezando por los que están más alejados, los que no suelen frecuentar la parroquia".