Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Este sábado ha fallecido a los 86 años de edad Sebastià Benet, destacado activista, miembro de Justícia i Pau y promotor durante muchos años del ciclo de debates "Espai Obert"

Sebastià Benet Sanvicens nació en Barcelona el 7 de mayo de 1926 y se mantuvo siempre en los principios de una formación profundamente religiosa. Las responsabilidades familiares -casado con Montserrat Pugès- lo condujeron a realizar multitud de trabajos: escritor, músico (tocó el órgano en una iglesia), escribir crítica musical y trabajar en una empresa. También comenzó a asumir que las creencias religiosas que tenía hasta entonces -centradas en los ritualismos y las liturgias- no le eran válidas y comenzó a vivir una búsqueda personal hacia un cristianismo que denuncia las injusticias sociales y que cree en un Cristo que está cerca de los desvalidos.

Junto con Pepa Ballada y Anna Gudiol, fue uno de los fundadores en 1990 de la Comisión de Cuarto Mundo de Justícia i Pau, grupo de trabajo dedicado a la denuncia y sensibilización en torno a la pobreza y la exclusión social, del que fue uno de los miembros más activos. Desde este grupo se promovieron diferentes campañas a lo largo de los años 90 y numerosas acciones de sensibilización, como el "Parlamento de la Fraternidad" o la campaña "La Cataluña Pobre".

Junto con otras entidades, se realizaron numerosas acciones de incidencia política ante el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat per exigir que la lucha contra la pobreza fuera una verdadera prioridad política. Desde esta Comisión, de la que fue coordinador, Sebastià Benet promovió multitud de iniciativas y escribió decenas de artículos de opinión sobre la pobreza, publicados en diferentes medios de comunicación, además de implicarse muy activamente en la vida de la organización Justícia i Pau.

Las injusticias y exclusiones sociales, las denunció en el Parlament de Catalunya, al Gobierno de la Generalitat y al Ayuntamiento de Barcelona. En 1995 fue uno de los promotores de la Plataforma para una Vivienda Digna, que reúne diferentes entidades: UGT, CCOO, OCUC, Justicia y Paz ...

También fue muy crítico con la organización eclesiástica, apelando a una Iglesia más sencilla y pobre, más evangélica. Tras participar en 1999 en la organización del Congrés Cristianisme al Segle XXI (en la foto, a la derecha participando en la clausura), en 1996 se convirtió en el alma del Espai Obert , grupo integrado en el Centre d'Estudis Francesc Eiximenis, que nacía con el objetivo de buscar un cristianismo más evangélico, arraigado a nuestra realidad, más laico, continuador del Concilio Vaticano II y contrario a las tesis del fundamentalismo y neoliberalismo religiosos. En 2008, Iglesia Plural le otorgó el premio Mn. Vidal Aunós que, enfermo, ya no pudo recoger personalmente.

La música de Bach le daba la fuerza necesaria para seguir adelante. Para él la música era lo más cercano a Dios. Tenía una extrordinaria formación musical. Dedicó buena parte de su vida a la música, tocaba el piano y el órgano y escribía crítica musical. Esta vocación la transmitió a sus cuatro hijas y ha continuado en sus nietos.