Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

-Vacaciones Singulares I-

(Ramon Bassas-CR) Cuando hablamos con él, a Emili Turú, Superior General de los Hermanos Maristas desde hace cuatro años, le falta un día antes de volar de Roma, donde reside, hasta Bolivia. Marcha para asistir "a una asamblea de hermanos -laicos maristas ". Se refiere a la que se ha celebrado del 12 al 15 de julio en Santa María de los Andes, en la zona de Santa Cruz de la Sierra de ese país, que marca el inicio de un intenso verano que se parece a todo menos a unas vacaciones, aunque recorrerá cuatro de los cinco continentes en menos tiempo que Phileas Fogg.

"Aunque cada año he podido encontrar un tiempo, unos 10 o 15 días, para desconectar de todo y marcharme de vacaciones fuera de Roma, este año no podré hacerlo", dice Turú, quien normalmente pasa estos días de vacaciones pasa con un miembro de su familia y algún hermano de comunidad, "y tomando como base alguna comunidad marista, aprovechamos para conocer nuevas realidades: un año fuí a Hungría, otro a Bélgica, otro al norte de Italia y Austria o París..." dice este catalán de 58 años con toda una vida dedicada a la Institución Marista, donde ha ocupado diversos cargos de responsabilidad. Esta institución fue fundada en 1817 (dentro de cuatro años cumplirá  200 años) por san Marcelino Champagnat y cuenta hoy con 3000 religiosos repartidos en 79 países alrededor del mundo, con 40.000 laicos que colaboran y medio millón de niños y jóvenes a los que atienden, sobre todo a traves de la educación.

Voy al sur, donde no hay vacaciones

"La singularidad de este año es que el clásico tiempo de vacaciones del hemisferio norte lo pasaré la mayor parte del tiempo en el sur, donde las vacaciones son en otra época", se justifica. Después de Bolivia, Turú baja hasta el Brasil, en el encuentro de jóvenes maristas previo a la Jornada Mundial de la Juventudo  en Río de Janeiro bajo el lema "¡Cambia! Haz la diferencia". En la foto se le ve entre jóvenes.

Después, acompañará un grupo de 250 educadores maristas en el norte de Australia, con los Marist Schools Australia, en Cairns, hasta finales de julio. Después, ya en agosto, Turú asistirá al encuentro con un grupo importante de hermanos y laicos en misión en lugares de frontera en Asia, en Tailandia, que coincide con el primer capítulo del distrito.

Tres semanas en el Hermitage

"A mediados de agosto voy a Francia, donde tenemos la casa de fundación, Notre-Dame de l'Hermitage, para un encuentro con los hermanos más jóvenes de Europa", sigue Turú, que volverá a esta casa todo el mes de septiembre, "que podría también ser bueno para vacaciones", para presidir el encuentro del Consejo general y los provinciales de todo el mundo y que durará tres semanas. Seguro que estas actividades saldrán reflejadas en las redes Facebook o Twitter , donde Turú, atento a todo lo que pasa, tiene una presencia constante.

"La diferencia en relación a otros años han sido sencillamente las circunstancias, que no han favorecido poder hacer lo que hacía otros años con respecto a las vacaciones", dice, sabiendo que cae en una contradicción. "Recuerdo a menudo a los provinciales y los que están en puestos de responsabilidad que deben descansar y cuidarse ellos mismos... así es que procuro predicar con el ejemplo, ¡pero este año todo ha ido en contra! ¡Espero recuperar en 2014!".

Foto: Emili Turú con participantes del encuentro de jóvenes de los maristas previa a la JMJ.