Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Fundació Escola Cristiana) "Cada niño o niña en edad escolar le cuesta a Finlandia 5.200 euros al año, pero que abandone la escuela le acaba costando un millón de euros. Imagínense, pues, el revés económico que representa para España el elevado abandono escolar que padecemos". Con este ejemplo tan ilustrativo se expresó el pasado 16 de julio, en la comisión de Educación en el Congreso, el psicólogo, doctor en Pedagogía y experto en el sistema educativo finlandés, Xavier Melgarejo .

Melgarejo, de la Escuela Claret de Barcelona, ​​afirmó que, si bien la inversión dels países nórdicos en educación es superior a la española, no es la "cuestión económica" el principal problema de España. "En Finlandia, para que haya ley educativa, debe haber el consenso de las 2/3 partes del Parlamento, si no, no hay ley". "Otra diferencia clave", señaló Melgarejo, "es que el 90% del currículo está descentralizado y depende exclusivamente de la escuela". "Los directores son los encargados de contratar los profesor, no el estado", concluyó.

Melgarejo también hizo referencia al valor que Finlandia otorga a la labor del docente. "Allí dicen que quien enseña a leer a los niños y niñas debe ser el mejor del país, porque los pequeños son el tesoro de la nación". Este es el motivo de que "muchos jóvenes finlandeses quieran ser profesores y que las familias valoren tanto el trabajo de los maestros".

Finalmente, Melgarejo destacó la "total implicación" de las familias en la educación de los niños y la política de ayudas a la diversidad que se lleva a cabo desde las instituciones políticas. "En las escuelas finlandesas, tanto el hijo del presidente de la compañía Nokia como el hijo del último obrero del país tienen derecho a una comida gratis". "La política de igualdad económica, por lo tanto, es brutal". 

En este enlace se puede seguir la comparecencia completa. En la sesión también intervino el secretario general de la Fundació Escola Cristiana, Enric Puig.