Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El Secretario General de la Fundación Escola Cristiana de Catalunya pide diálogo y estabilidad educativa en la comparecencia ante la comisión de la LOMCE del Congreso

(Fundació Escola Cristiana) "Es necesario crear un clima de diálogo que favorezca el consenso social y político en los aspectos más importantes de la educación, si no, nada tiene sentido". Con estas palabras, el Secretario General de la Fundació Escola Cristiana de Catalunya (FECC), Enric Puig, se dirigió este martes a los diputados y diputadas que integran la comisión de valoración de la LOMCE, a los que pidió que busquen el "máximo consenso "antes de emprender "ninguna ley educativa". Aquí se puede ver la comparecencia entera .

Puig criticó que en España haya habido demasiados cambios del marco legislativo de la enseñanza  -siete en 33 años-, lo que ha provocado un "enorme cansancio de reformas y contrarreformas legales". También añadió que "la estabilidad de los sistemas educativos es una condición sine qua non para la mejora de la educación, como lo demuestra la historia educativa de muchos países europeos", e insistió en que "la estabilidad de las leyes educativas básicas sólo se puede basar en un elevado nivel de consenso en el proceso de elaboración y en la aprobación parlamentaria".

Puig concluyó que "por un mínimo de respeto al profesorado, a las familias y al alumnado", los diputados se comprometan a no promulgar más leyes de partido, porque "sin pacto de estado para la educación no habrá ninguna ley buena, se diga como se diga y la promulgue quien la promulgue". Como ejemplo de consenso, mencionó la Ley de Educación de Cataluña (LEC), "que se aprobó bajo un gobierno tripartito y con Convergencia i Unió (CiU) en la oposición, aunque ahora gobierna CiU y no ha habido necesidad de cambiar la ley".

La LOMCE, recentralizadora

En cuanto al contenido de la LOMCE, Puig criticó su marco competencial, ya que se está desarrollado en clave recentralizadora y de recuperación de competencias por parte del Estado, en detrimento de las comunidades autónomas e incluso de los propios centros ". También la acusó de ataque al modelo de normalización lingüística de Cataluña. "El actual modelo lingüístico de la escuela en Cataluña se practica desde hace años y ha permitido evitar la segregación escolar, ha sido un factor de cohesión social y no ha generado ningún perjuicio en el aprendizaje del alumno, sino que, al contrario, ha permitido alcanzar niveles satisfactorios en el conocimiento del catalán -y, muy importante, del castellano- plenamente homologables a otros territorios del estado español".

Finalmente, lamentó que la LOMCE no plantee "ninguna mejora sustancial" de los conciertos educativos, sobre todo cuando "una revisión en este apartado es necesaria para satisfacer la suficiencia económica, principio en que se basa el actual ordenamiento, pero que se incumple sistemáticamente". En esta línea, aprovechó la referencia a la situación económica para criticar también que en el nuevo proyecto de decreto sobre becas, entre otras restricciones, se excluya a los alumnos de centros privados o con concierto singular.