Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Catalunya Cristiana) Este sábado hace la entrada en la diócesis de Tortosa su nuevo obispo. Ya a las puertas de su toma de posesión como obispo de Tortosa, Enric Benavent (Quatretonda, 1959) se prepara con ilusión para afrontar esta nueva etapa de su ministerio episcopal. No ha perdido en ningún momento la sonrisa ni el buen humor. Es una buena señal.

El nuevo obispo de Tortosa fue uno de los primeros nombramientos del papa Francisco y parece que responde al perfil de pastor que quiere el Santo Padre: obispos que «huelan a oveja», cercanos a su rebaño, bien formados teológicamente y con capacidad de ejercer con misericordia y fecundidad la paternidad espiritual a la que son llamados... Después de ocho años y medio como obispo auxiliar de Valencia, en una diócesis vital y llena de dinamismo, Benavent deja ahora su tierra y su gente para acompañar y dirigir la Iglesia tortosina, más modesta y pobre, en este tiempo actual de nueva evangelización.

La entrevista puede leer aquí.