Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Abadia de Montserrat) La Escolanía de Montserrat y la Capilla de Música, acompañados al órgano de la Basílica de Montserrat por Mercè Sanchís, bajo la dirección de Bernat Vivancos, acaban de sacar a la calle un nuevo disco con una recopilación de obras musicales del padre Ángel Rodamilans, a partir de poemas de mosén Jacinto Verdaguer. El CD, que lleva por título Moreneta en sou, contiene 10 canciones y está producido por Discos Abadía de Montserrat (DAM). Es el segundo trabajo con la Escolanía de su director musical, Bernat Vivancos, después del doble CD Officium Hebdomadae Sanctae. Responsoris per a l’Ofici de Tenebres de Setmana Santa (2010), del P. Narcís Casanoves.

En el CD Moreneta en sou se reúnen dos figuras que se potencian mutuamente, ya que se encuentra la poesía de Jacint Verdaguer, siempre llena de unción religiosa y de profundidad simbólica enraizada en la Biblia, musicada por Àngel Rodamilans. Ambos fueron hombres de fe, de una experiencia espiritual profunda. Ambos fueron artistas, y musicando uno la obra poética del otro se plasma una obra de gran belleza y de gran profundidad espiritual que todavía nos habla hoy.

"La música del padre Àngel Rodamilans ayuda a penetrar la palabra del poeta y a adentrarse en el mensaje que éste nos quiere transmitir", afirma el padre Abad Josep M. Soler en el libro que acompaña al disco. "Si somos capaces de entrar en el ámbito simbólico del texto y de la música, cosecharemos un fruto que va mucho más allá de una simple fruición musical y poética ", añade. Precisamente, Ángel Rodamilans, junto con 19 monjes de Montserrat, será beatificado el próximo 13 de octubre, después de que la Iglesia haya reconocido la calidad martirial de su muerte, ocurrida en 1936, después de haber testimoniado su fe y de haber querido morir orando.

Las obras seleccionadas en este CD pretenden ser sólo una muestra del gran catálogo del P. Ángel Rodamilans. De la totalidad de su producción, unas 125 obras, se han elegido, para unificar criterios y dar coherencia a la selección, aquellas obras en las que Rodamilans utilizó textos de Verdaguer. Rodamilans tenía una gran predilección por este poeta: es el poeta que más ha musicado con un total de 18 obras-. El orden de aparición en el disco quiere tener coherencia cronológica. Las cuatro obras iniciales, Rosa Vera, Entre lirios, La Margarita y el lecho de espinas, que datan de los años 1910-1915, son un claro ejemplo de la primera época: melodías aparentemente sencillas, ingenuas, pero de perfecta elaboración e inspiración singular. Tres de las obras no tienen fecha exacta de creación, pero se supone que fueron compuestas ya en Montserrat: El Girasol, El Nombre de María y una de sus canciones más conocidas e interpretadas, Amor. Canción de Mayo, obra ineludible en los primeros días de mayo en el Santuario benedictino. Moreneta en sou, de trama más rica, armónicamente más sorprendente y de gran lirismo, es un claro exponente de la trayectoria que emprendía su trazo compositivo los últimos años. Del mismo año, poco antes de morir, data su Salve Montserratina, para coro mixto y con un trabajo potente de la parte organística, siempre concertando. Reflejo de su fe ardiente y de su devoción y veneración a la Virgen, cierra el disco una de las obras más sensuales del P. Rodamilans.