Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(OHSJD) Un total de 160 personas, mayoritariamente inmigrantes de entre 18 y 45 años, han sido formados por la Fundación de Atención a la Dependencia San Juan de Dios para poder ofrecer cuidados y acompañamiento a personas de cualquier edad, que se encuentren en situación permanente o transitoria de pérdida de autonomía, pluridiscapacidad o enfermedad crónica.

Esta formación organizada y desarrollada entre el Campus Docent Sant Joan de Déu, la propia FAD-SJD y Cáritas que es la entidad responsable de gestionar el acceso del alumnado a los cursos. Además cuenta con la colaboración económica de la Fundación Barclays. La formación parte de un curso básico de atención domiciliaria con un módulo teórico de 40 horas y 35 horas de prácticas, realizadas en residencias y centros sociosanitarios. La formación puede continuar con dos cursos, uno relacionado con la atención a personas con problemas de salud mental y otro con la atención a niños con enfermedades crónicas o pluridiscapacidad. Está previsto abrir, próximamente, una nueva línea formativa en cuidados paliativos.

Esta iniciativa formativa se completa con un trabajo de acompañamiento y tutela de las personas formadas, en la fase de la inserción al mundo laboral.

La FAD entiende que los cuidados y acompañamiento de personas en su propio hogar, en ausencia de la familia o personas de referencia, ha de ser realizada por cuidadores profesionales que tengan conocimientos para dar ayuda en las limitaciones de las personas a la hora de llevar a cabo sus actividades básicas de la vida diaria, dando soporte en situaciones de problemas crónicos de salud relacionados con la dependencia y contando con habilidades para utilizar las distintas técnicas y adaptaciones necesarias para el desarrollo y la atención a domicilio. Estas actuaciones pueden minimizar el riesgo de posibles complicaciones derivadas de los problemas de salud que presentan las personas dependientes. En este sentido, asegura que una persona formada puede identificar a tiempo y valorar adecuadamente posibles agraviamientos.

La Fundación de Atención a la Dependencia empezó su actividad en 2011 con el objetivo de acoger y dar atención integral a familias que tienen a su cargo miembros en situación de dependencia física, psíquica o intelectual. Entre sus programas  integra el Servicio de Atención a Domicilio (SAD) que presta atención de forma especializada a personas en situación de gran vulnerabilidad. El objetivo es mejorar la calidad de vida de estas personas dependientes a través de un plan especializado y personalizado de atención y contribuir en la normalización familiar. El SAD se vertebra entorno a tres grandes ámbitos: geriatría, pediatría y salud mental.