Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) El gobierno de la Generalitat ha aprobado este martes el relevo del director general de Asuntos Religiosos. Enric Vendrell, militante de UDC, será el nuevo director general de este organismo que depende de la vicepresidenta del Gobierno, Joana Ortega. Vendrell sustituye a Xavier Puigdollers que fue nombrado hace poco más de dos años después del cambio de gobierno de 2010.

Enrique Vendrell nació en Tarragona en 1963 y es hijo de un histórico dirigente de UD. Es licenciado en Derecho por la UNED y diplomado en Gestión y Administracion Pública por la Universidad Internacional de Cataluña, y ha cursado los créditos del programa de doctorado sobre Ciencia Política y de la Administración en la UIC. Hasta ahora era director del Programa de Innovación y Calidad Democrática del Departamento de Gobernación y Relaciones Institucionales, cargo para el que fue nombrado en febrero del año pasado.

En el ámbito eclesial había formado parte del movimiento de estudiantes y de profesionales de Acción Católica en la archidiócesis de Barcelona. Ha trabajado en el ámbito de la gestión de entidades, tanto públicas como privadas, y había sido profesor de la Escuela de Relaciones Laborales Blanquerna de la Universidad Ramon Llull y miembro del equipo directivo de esta fundación.

Tiene una larga trayectoria política en el partido demócratacristiano que preside Duran, en el que milita desde 1981. Ha sido miembro del comité ejecutivo nacional de la Unió de Joves y ha ocupado diversos cargos en UDC, como consejero nacional y miembro del comité de gobierno.

Enric Vendrell (@evendrella) será el quinto responsable de este organismo creado en febrero de 2000 por Jordi Pujol como una Secretaría de Relaciones con las Confesiones Religiosas que encargó a Ignasi Garcia i Clavel. Durante la época del gobierno tripartito se convirtió en una dirección general que lideró Montserrat Coll, independiente vinculada a ERC, excepto durante unos meses del año 2006 en que la ocupó el socialista Jordi Lòpez Camps.

La etapa de Xavier Puigdollers se ha distinguido por su presencia en los actos y eventos de la confesiones religiosas presentes en Cataluña, una relación fluida con sus representantes y la creación del Consejo Asesor para la Diversidad Religiosa, un organismo que hasta ahora ha tenido una limitada proyección pública. Ha puesto siempre de relieve la positiva aportación que hacen las religiones en la sociedad y ha intentado recuperar las relaciones entre la Generalitat y la Santa Sede. Puigdollers también ha tenido que sortear los recortes aplicados a su departamento y, por ejemplo, reducir los convenios con las entidades religiosas, lo que ha sido duramente criticado por las religiones minoritarias. Desde el departamento de la vicepresidencia tampoco se ha llevado adelante la reforma de la Ley de Centros de Culto que se incluyó en el programa de gobierno.