Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) Este viernes al mediodía se ha hecho público el nombramiento de Enrique Benavent como nuevo obispo de Tortosa, sede vacante desde noviembre por el traslado del obispo Xavier Salinas a Mallorca. Benavent ha sido durante los últimos nueve años obispo auxiliar de Valencia, diócesis en la que ha hecho toda su trayectoria pastoral. La entrada oficial en la diócesis se celebrará el sábado 13 de julio, a las 11 de la mañana, en la catedral de Tortosa.

Enrique Benavent nació en Quatretonda -una pequeña localidad entre Xàtiva y Gandia- el 25 de abril de 1959. Es doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma y fue ordenado sacerdote por Juan Pablo II en su primer viaje a España del 1982. Además de atender varias parroquias, fue formador del Seminario de Valencia, delegado diocesano de pastoral vocacional, director del colegio mayor de Burjassot.

Pero su trayectoria principal la ha realizado en el ámbito académico y en 1999 fue elegido decano de la Facultad de Teología de Valencia. En 2004 fue nombrado obispo auxiliar de Valencia con Agustín García-Gasco como arzobispo. En aquel momento fue el obispo más joven de España. Desde entonces ha continuado su labor docente en la Facultad de Teología, actividad a la que se ha dedicado principalmente.

Desde el ámbito académico, se le considera preparado, cercano, afable. Ha ejercido su ministerio como obispo auxiliar con discreción. Este enero, en la presentación de su último libro "Teología y vida eclesial" decía que su publicación "no pretende dar lecciones" y que el Vaticano II "es el que nos marca el camino de la Iglesia en el momento actual y durante mucho tiempo". En la Conferencia Episcopal Española Benavent es miembro de las comisiones de Doctrina de la Fe y de Seminarios.

Ahora Enrique Benavent, llega a Tortosa con 54 años y, por tanto, con posibilidades de recorrido en los cambios de las diócesis de Cataluña durante los próximos años. Con su nombramiento en Tortosa también continúa la tradición de nombrar allí obispos valencianos. Desde la llegada de Ricard Maria Carles en 1969, todos los obispos de Tortosa procedían del seminario de Valencia, excepto los seis años en que estuvo Lluís Martínez Sistach antes de ser nombrado arzobispo de Tarragona.

Tortosa es el único obispado de Cataluña que tiene una parte del territorio dentro de la provincia de Castellón. En 1957 pasaron al obispado de Segorbe-Castellón buena parte de las parroquias que desde la época de la reconquista habían formado parte de Tortosa, pero se mantuvieron vinculadas a la sede de Tortosa poblaciones valencianas importantes como Benicarló o Morella.

La presencia de obispos valencianos en Cataluña se ha ido ampliandolosdurante los  últimos años con Agustín Cortés en Sant Feliu (2004), Joan Piris en Lleida (2008), además de los 14 años en que el cardenal Carles fue arzobispo de Barcelona (1990-2004). Mientras, de Tortosa salieron dos obispos de otras diócesis catalanas -Francesc Xavier Ciuraneta a Lleida (1999-2007) y Romà Casanovas a Vic (2003). Actualmente, incluyendo ahora Benavent, tres de las diez sedes episcopales de Cataluña las ocupan obispos formados en el seminario de Valencia.

El catalán es la lengua habitual de Benavent y los últimos años ha estado algunas veces en Barcelona invitado por Facultad de Teología de Cataluña y en las Conferencias Cuaresmales de la parroquia de La Concepción.