Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals / CR) La Unión Bíblica, entidad protestante interdenominacional de ámbito estatal con sede en Cataluña, celebra esta primavera su 60 aniversario, dedicada al servicio de la difusión de la Palabra de Dios, la edición de devocionales y literatura bíblica , y también a la elaboración de materiales para las Escuelas Dominicales, como se denominan las clases de escuela bíblica que reciben los niños en las iglesias evangélicas.

Como explica en declaraciones a Catalunya Religió Pedro Puigvert, que fue secretario general de la Unión Bíblica durante casi 30 años, una de sus apuestas es precisamente cómo hacer las enseñanzas bíblicas más accesibles para los más pequeños.

Una de sus apuestas más innovadoras es el llamado 'Godly Play' , o "Juego a lo divino"que es una nueva manera de concebir las clases de la Escuela Dominical, siguiendo las pautas del método Montesori.

El instructor y los niños se sientan en círculo, y toda la sala en la que están se convierte en un lugar para el aprendizaje. "Los niños se sientan alrededor de una alfombra, y con unas figuras hechas con materiales nobles, como madera, se cuenta una parábola de Jesús o un episodio de la Biblia".

"Se hace de manera interactiva: el instructor hace preguntas, y todos juntos van contando la historia", añade Puigvert, que explica que este método también se ha utilizado en hospitales y en hogares de ancianos, para hacer accesible la Palabra de Dios cuando se sufren determinadas enfermedades neurodegenerativas.

En la tercera va la vencida

La Unión Bíblica nació en 1867 en el Reino Unido, dirigida en un principio a la elaboración de materiales para las Escuelas Dominicales.

En 1890 se hizo un primer intento de hacerla llegar a España, con misiones en Madrid y San Sebastián, aprovechando las obras de infraestructuras ferroviarias con las que llegó al país mano de obra inglesa, pero no arraigó.

En 1935 se envió un misionero inglés para distribuir "libretos, breves comentarios y devocionales, pero fue expulsado al inicio de la Guerra Civil".

En la España republicana las Iglesias evangélicas permanecieron abiertas, pero no en el bando nacional. Una vez ganada la guerra, fueron clausuradas por orden del gobierno todas las iglesias y los colegios protestantes - exceptuando a Madrid y algunas excepciones, como algunas comunidades para extranjeros-y volvieron a abrir las puertas en 1945, tras la victoria aliada en la Segunda Guerra Mundial.

En 1953, se constituyó la Unión Bíblica en España, con sede en Cataluña y con un fuerte componente interdenominacional. Inicialmente, se dedicaba a la edición de literatura bíblica y devocionales, que son libros con fragmentos de la Biblia y reflexiones.

En 1985 comienza a trabajar sobre materiales para niños, y hoy, ha conseguido que en Cataluña, haya salas de "Godly play " en varias comunidades, como Sant Feliu de Llobregat y Salou .