Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Fundació Pere Tarrés) - Uno de cada cuatro niños catalanes vive por debajo del umbral de pobreza. La crudeza de la crisis económica y su larga duración han provocado que muchas familias no tengan recursos propios para hacer frente al día a día y se hayan visto obligadas a pedir ayuda a las entidades sociales. En este contexto, la llegada de e verano todavía dificulta más esta situación, especialmente para los niños. En muchos casos, el acceso a las actividades de ocio ha convertido en un factor más de exclusión social.

En una rueda de prensa conjunta, la Fundació Pere Tarrés y Cáritas han presentado este miércoles la campaña solidaria "Ningún niño sin colonias" que se enmarca dentro de las actividades de verano que propone la Fundación Pere Tarrés. Este verano participarán más de 20.000 niños y jóvenes en más de 400 actividades de vacaciones con el apoyo de 4.000 monitores y monitoras, la mayoría voluntarios.

La campaña solidaria "Ningún niño sin colonias" prevé atender unos 2.200 menores este verano, un 120% más que hace dos años. Ante el aumento constante de la demanda de becas, la Fundación Pere Tarrés ha tenido que ampliar la campaña con nuevas acciones y buscar al colaboración de otras entidades sociales como Cáritas.

"Las colonias y los casales de verano son fundamentales para el crecimiento de losniños, especialmente aquellos que están en situación vulnerable "remarcó la presidenta del Moviment de Centres d’Esplai Cristians Catalans de la Fundació Pere Tarrés (MCECC), María Valencia, ya que "las actividades de educación en el tiempo libre son un espacio único para establecer vínculos con los compañeros y los monitores y aprender valores a través del juego como herramienta educativa".

Maria Valencia también ha denunciado como ha cambiado la función de los centros de esparcimientos en los últimos años: "la vocación del recreo es ser un espacio inclusivo pero la crisis económica y las necesidades de las familias nos ha obligado a trabajar para que este no convierta en una actividad exclusiva sólo al alcance de unos pocos ".

Per evitar que sean los más pequeños quienes paguen la factura de la crisis, el director general de la Fundació Pere Tarrés, Josep Oriol Pujol, ha recordado que "es importante que los niños puedan disfrutar de la experiencia de ir de colonias o un casal de verano independientemente de la situación económica de su familia. Y desde la Fundació Pere Tarrés queremos concienciar a la sociedad para que la educación en el tiempo libre no sea un factor de exclusión ". Y es que las actividades de verano son una continuación de la función educativa y social de los centros de esparcimiento durante el resto del año.

Por ello, Josep Oriol Pujol ha pedido la implicación y la colaboración de todala sociedad en la campaña "Ningún niño sin colonias" ya sea a través de las donaciones de particulares, de las aportaciones de las administraciones públicas o del trabajo conjunto con entidades de atención a la infancia como Cáritas. "Es una responsabilidad de toda la sociedad pero nosotros tomamos la antorcha de organizar las actividades pero hay la implicaciónión de todos".

El director de Cáritas Diocesana de Barcelona, ​​Jordi Roglà, ha explicado como la importancia que tienen estas actividades de ocio para los niños en situación de vulnerabilidad ha motivado la colaboración de Cáritas con la Fundación Pere Tarrés. Esta colaboración se concretará en el apoyo en la evaluación de los casos que pidan becas, la organización de centros y colonias conjuntamente en los centros que no dispongan de recursos y que estén coordinados por Cáritas, otorgamiento de becas para niños sin recursos a las actividades organizadas por la Fundación y la colaboración Colaboración en la campaña de difusión y captación de fondos.

Finalmente, Ignacio Sagalés, de irector de la Asociación Educativa Integral del Raval, centro vinculado al MCECC de la Fundació Pere Tarrés, ha destacado la importancia que tienen los centros de esparcimiento como recurso preventivo, social y educativo para los niños y las familias de barrios con graves carencias socioeconómicas.