Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals / CR) Predicando encaramados encima de carros, fundando centros sanitarios y educativos, imprimiendo libros y utilizando una linterna mágica. Estos eran algunos de los métodos que utilizaban para dar a conocer el Evangelio a mediados del siglo XIX en Cataluña los primeros misioneros de las Asambleas de Hermanos, una de las denominaciones evangélicas conmayor presencia en Cataluña.

Formalmente, se considera que el año 1868 es el inicio de la obra protestante en Cataluña y en el resto del Estado. La revolución de 'La Gloriosa' permite la libertad religiosa, reconocida en la Constitución de 1869, lo que permite a fieles que habían tenido que exiliarse y a misioneros extranjeros empezar a trabajar en la evangelización.

En este contexto, encontramos la figura de George Lawrence, que destacaba por sus métodos evangelizadores, y el fuerte componente social de la obra que él mismo promovió.

 

"Con la linterna mágica proyectaban escenas bíblicas y también himnos: lo que ahora hacemos con un Power Point ya lo hacían entonces", explica Noemí Cortés, que lleva años volcada en investigar la historia de Lawrence y los orígenes de las Asambleas de Hermanos en Cataluña, y que explicó el resultado de sus investigaciones el pasado sábado 16 de marzo en una conferencia en Barcelona.

"Mediante coches bíblicos, llevados de Reino Unido, distribuían libretos y tratados durante las ferias. Aprovecharon la visita del rey, Amadeo de Saboya, en Barcelona, ​​para repartir materiales entre la gente y un general hizo llegar al monarca uno de los Evangelios que distribuyó.

Lawrence no sólo sobresale por sus métodos, innovadores para la época, sino por la intensidad de su obra. En Barcelona llegó a fundar 19 colegios, que también sobresalían por sus métodos educativos.

Asistencia sanitaria

La clave, explica Cortes, es que Lawrence no promueve sólo la creación de misiones evangélicas. Su compromiso con el Reino de Dios y una sociedad más justa le lleva a promover centros que responden a las necesidades de una población analfabeta y sin asistencia sanitaria.

El mismo Lawrence comprobó la mala salud que tenían muchos de los marineros del Puerto, y por ello, decide fundar 'El buen samaritano' en Gracia, entonces municipio independiente alejado del mar, por lo tanto más seco e idóneo para la salud de los pacientes. Más tarde, promoverá la 'Casa Asilo', que es el origen del actual Hospital Evangélico de Barcelona , situado en la calle de las Camelias.

Enseñanza innovadora

En  las 19 escuelas que promueve Lawrence, imparte latín, lógica, ética, inglés y hay una clase bíblica diaria. Para los alumnos que lo deseen, está la Escuela Dominical, los domingos a las nueve de la mañana, y por las noches se hacen clases para adultos.

Lawrence promovió una imprenta en Gracia, donde editó materiales educativos para las escuelas. Sobresale un manuel de aritmética y lectura, donde los textos que incorpora son del Evangelio de Mateo. La imprenta, importada de Reino Unido, más tarde cerró y se revendió al diario 'La Vanguardia'.

Se debe tener presente que las escuelas eran muy diferentes de las de hoy: había muy pocos maestros, y los alumnos de diferentes edades estaban en una misma aula, con dos grupos, el de niños y el de niñas. "Sería como el que hoy en día es una escuela rural", explica Cortés.

Promueve también revistas y edita himnarios-el primero editado en lengua catalana-, traduce libros y ejemplares de la Biblia. Promovió en 1874 también un cementerio civil en Sant Gervasi de Cassoles, del cual ya no queda nada, y que estaría situado donde ahora se emplaza el actual aparcamiento del recinto.

Lawrence fundó también una iglesia y una escuela en Caldes de Montbui, y también fue a evangelizar Campo de Criptana, localidad de la provincia de Ciudad Real. Sin embargo, en su trayectoria hay ejemplos de intolerancia religiosa: llegó a sufrir atentados, además de amonestaciones.

 

"Empecé a investigar la historia de Lawrence cuando mi iglesia, la de la calle Teruel, que él fundó y que es la primera Asamblea de Hermanos de Cataluña, celebró sus 125 años. Su testimonio debe ser un estímulo para seguir trabajando, y para plantearnos qué estamos haciendo nosotros hoy como pueblo evangélico ", explica Cortés.

La clave de bóveda de todo es que Lawrence no sólo trató de atender las necesidades espirituales de los fieles. Quería dar respuesta a los problemas sociales de la época: con escuelas populares en un país marcado por el alto índice de analfebetismo y las malas condiciones de higiene especialmente entre los más débiles. Llega a promover incluso un depósito de ahorros para los fieles y su hija Isabel tradujo himnos del protestantismo anglosajón histórico a la lengua catalana.

Asambleas de hermanos

Las Asambleas de Hermanos nacen en Inglaterra a principios del siglo XIX. Ante una iglesia anglicana que perciben como subordinada al poder y alejada de las clases populares, aparecen las Asambleas, y uno de sus principales promotores fue el exanglicano John Nelson Darby (1800 hasta 1882).

Doctrinalmente se inspiran en la Reforma: la Santa Cena es únicamente simbólica. Desde sus orígenes dan una gran importancia a la predicación y a los estudios bíblicos, y tienen una organización independiente y congregacional. Las comunidades son dirigidas por un órgano colegial, el "Consejo de Ancianos" y cada comunidad es totalmente independiente la una de la otra, aunque pueden existir relaciones fraternales entre ellas.