Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Sergi Gallego / Fundación Escuela Cristiana de Cataluña) "Algunos intelectuales anglosajones, como Hitchens o Perry, han querido desacreditar toda la religión sólo a partir de ciertos comportamientos religiosos, y se han quedado en la superficie sin querer ir a la cuestión de fondo". Esta es la idea central de la conferencia "¿Cómo y por qué hablar de Dios en los nuevos ateísmos?", que ha pronunciado este sábado el obispo de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa, en la inauguración de la séptima Jornada de Maestros y Profesores de Religión de las diócesis con sede en Cataluña.

 

Este año se ha celebrado en Tortosa y ha contado con cerca de 600 participantes, batiendo el récord de asistencia de otros años. Al encuentro ha asistido la consejera de Educación, Irene Rigau; el arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol; el secretario general de la Fundación Escuela Cristiana de Cataluña (FECC), Enric Puig; el director general de Asuntos Religiosos, Xavier Puidollers, o el alcalde de Tortosa, Ferran Bel.

"Hay un ateísmo que toma la parte por el todo: que considera que Dios es malo porque existen fanáticos religiosos creacionistas, que la religión es perniciosa porque hay grupos ultraortodoxos violentos", pero este ateísmo no entra a "valorar los aspectos positivos, de amor y de servicio, que contiene el Evangelio", afirmó Berzosa. Por otra parte, añadió que religión y ciencia no se excluyen, sino que se complementan, y ha recordado unas palabras de Albert Einstein según las cuales "la ciencia sin religión está coja y la religión sin ciencia, ciega".

Enric Puig, secretario general de la FECC, se ha referido en su discurso al papa Francisco y, especialmente, a una charla que éste pronunció cuando aún era arzobispo de Buenos Aires: "La Iglesia está llamada a salir de sí misma y a ir hacia las periferias, no sólo las geográficas, sino también las existenciales [...] porque cuando la Iglesia no sale de sí misma para evangelizar, deviene autorreferencial y, entonces, enferma". El padre Puig ha añadido: "La clase de Religión en las escuelas debe ayudar a nuestros alumnos a abrirse al conocimiento propio y del mundo que les rodea; debe facilitar la convivencia entre ellos y con las personas con quienes comparten la vida desde la acogida, el diálogo, la compasión y la caridad". Puig ha concluido que la clase de religión debe ayudar a los alumnos "a construir una cotidianidad que acompañe la aproximación personal para conocer, amar y seguir más a Jesús".

La consejera de Educación, Irene Rigau, ha hecho mención en su discurso del libro entrevista al nuevo papa titulado El Jesuita, que publicaron en 2010 los periodistes Sergio Rubin y Francesca Ambrogetti, y en el que el cardenal Bergoglio aborda ampliamente el tema de la educación. "La educación debe consistir en grandes certezas existenciales, como por ejemplo hacer el bien y evitar el mal, que es una de las certezas morales más elementales. También hay certezas culturales y convivenciales, pero hay que ir a las existenciales y, a partir de ahí, adelante".

La séptima Jornada de Maestros y Profesores de Religión Católica ha contado con cerca de una veintena de talleres y con la celebración de una Eucaristía que, presidida por Josep Lluís Arín, administrador diocesano de Tortosa, ha clausurado el encuentro. Organizada por la Fundació Escola Cristiana de Cataluña (FECC) y el Secretariado Interdiocesano de Enseñanza de la Religión en Cataluña (SIERC), la jornada es un encuentro anual de los docentes de religión de Cataluña de la escuela pública y concertada.