Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals / CR) Caldes de Montbui tributa un reconocimiento a su primer pastor protestante: se trata del misionero de las Asambleas de Hermanos George Lawrence, que dará nombre a una calle en el centro de la localidad. Por otra parte, el Ayuntamiento ha organizado este invierno un acto oficial para homenajearle, en presencia de una de sus bisnietas, que vive en Inglaterra.
 
El galés George Lawrence comenzó a trabajar en una misión evangelizadora coincidiendo con la revolución de 'La Gloriosa', el año 1868. Por primera vez, se reconocía la libertad religiosa y es en este contexto donde empiezan a trabajar en la capital catalana misiones evangélicas, formadas bien por creyentes españoles que habían tenido que exiliarse y ahora volvían, o bien por misioneros extrangeros.
 
Lawrence fundó a mediados del siglo XIX en Barcelona hasta 19 escuelas, dos centros sanitarios y diferentes iglesias. Pero también, en 1873 introdujo el testimonio evangélico en Caldes, y también lo hizo en otros puntos de la península, como Campo de Criptana (Ciudad Real).
 
La característica fundamental de las primeras obras protestantes creadas en Cataluña es su componente social. En un contexto de analfabetismo, se promovían escuelas gratuitas o a precios populares, que formaban tan a adultos como a niños, y a la vez se hacía una obra de evangelización.
 
En Caldes, también se siguió esta estela. Lawrence fundó un centro educativo, que todavía hoy es recordado como 'La Escuela de los Pobres' porque se dirigía a los niños procedentes de clases humildes y populares.
 
"Lawrence fue a Caldes a tomar las aguas termales, y allí vio las necesidades de la población", explica Noemí Cortés, que lleva años estudiando su figura y el origen de las Asambleas de Hermanos en Cataluña, y que hizo una conferencia sobre este tema el pasado sábado 16 de marzo, en la Iglesia Evangélica de la calle Teruel de Barcelona.
 
La institución educativa fundada por Lawrence llegó a atender hasta el 40% de la población infantil del pueblo, y también formaba adultos. Sus dos hijas hicieron de maestras, y la escuela estuvo abierta hasta el año 1912.
 
Lawrence residió en Caldes en los últimos años de su vida:se instaló en 1890, y allí está enterrado, en el recinto del "cementerio disidente"-como se conocía al recinto civil -, y precisamente, es allí también  donde se ha colocado una placa que recuerda y rinde homenaje a su figura.
 
En 2012, mediante una consulta popular, los vecinos decidieron cambiar de nombre la calle Espartero - general que bombardeó  Barcelona en 1842 -  que se pasara a decir George Lawrence. Precisamente, en esta calle está instalada desde hace sesenta años la primera iglesia evangélica de la localidad.
 
Lengua catalana
 
Una de las singularidades que presenta la comunidad evangélica de Caldes de Monbui es que "se hacían los cultos en catalán en pleno franquismo ", explicó el crítico e historiador del arte Daniel Giralt-Miracle, de tradición protestante.
 
De hecho, en la gran mayoría de las iglesias evangélicas, históricamente se había utilizado el castellano, sobre todo porque era la lengua que utilizaban los primeros misioneros que procedían del extranjero. Sin embargo, hay himnos en catalán desde mediados del siglo XIX y en 1836 se publicó en Londres una traducción al catalán del Nuevo Testamento.