Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(J. Llisterri / E. Muntané - Roma) Tras la última audiencia pública de Benedicto XVI en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el Papa ha recibido este miércoles de forma privada un reducido grupo de jefes de Estado y representantes políticos, entre ellos el arzobispo de Urgell. Joan-Enric Vives, como Copríncipe de Andorra, es uno de los últimos obispos que ha podido saludar personalmente a Benedicto XVI.

En esta entrevista en CatalunyaReligió.cat al arzobispo Vives explica desde el Vaticano este encuentro donde durante unos minutos ha podido hablar de Andorra y hacer presente la Iglesia catalana. Dice que ha visto en el Papa "una persona segura" y "con mucha paz y coraje". El arzobispo de Urgell también explica que en la audiencia se ha podido ver cómo "ha aparecido el creyente que es Joseph Ratzinger" destacando la dimensión sión espiritual que ha tenido la despedida de este miércoles.