Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) El ministro provincial de los Capuchinos de Cataluña, fray Gil Parés, sitúa en la incertidumbre las perspectivas de cambio que se abren con la renuncia de Benedicto XVI. Lo atribuye a "la astucia y la genialidad de la renuncia por sorpresa y la norma de dos tercios para elegir un nuevo Papa. Esto hace que no dé demasiado tiempo para confabulaciones ni presiones y permite a los cardenales dialogar y consensuar con libertad y fraternalmente sobre la persona más adecuada".

Gil Parés coincide con la mayoría, afirmando que la renuncia es "de una gran honradez y humildad y un ejemplo para muchos que se perpetúan en el cargo". Asimismo, que "con su actitud 'desacraliza' la figura del papa y nos la muestra como lo que es: un servicio, un ministerio que se deja cuando uno no se ve con fuerzas para continuar".

En la valoración del pontificado de Benedicto XVI, subraya que "ha sido fundamentalmente teológico, intelectual, 'nos ha enseñado a pensar' decía hace poco Antoni Puigverd". Esta aportación incluye una larga lista de temas como "un diagnóstico muy lucido de la situación del Cristianismo en Europa en el discurso de Ratisbona, insistiendo en el equilibrio entre fe y razón, y mostrando los peligros del irracionalismo que degenera en violencia. También ha puesto el dedo en la llaga en la relación entre democracia y ética en el Parlamento inglés; nos deja un cuerpo de doctrina muy sólida y clara en sus encíclicas, insistiendo en el núcleo esencial del Cristianismo, y ha promovido el diálogo con el mundo secular en el Atrio de los Gentiles".

Por otra parte, fray Parés destaca a CatalunyaReligio.cat como "ha afrontado con valentía y resolución el tema de la pederastia". En cambio, cree que "aunque ha hecho nombramientos significativos, no ha podido reformar como hubiera querido la Curia Romana. En realidad, en contra de lo que decía Platón, el gobierno no es para los filósofos ".  

Todos los comentarios a la renuncia de Benedicto XVI, aquí.