Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Cáritas) El Ayuntamiento de Barcelona, el Consorci de l’Habitatge de Barcelona y Cáritas Diocesana de Barcelona han firmado un acuerdo mediante el cual trabajarán conjuntamente y colaborarán para encontrar soluciones a aquellas situaciones de pérdida o necesidad de vivienda.

La suma de esfuerzos de estas instituciones permitirá optimizar los recursos destinados a esta finalidad, evitando la duplicidad de funciones y de recursos de atención a las personas que se encuentran en esta situación.

En este sentido, los tres firmantes acuerdan establecer un marco de relación estable para atender las situaciones graves de dificultades de acceso a la vivienda que afectan familias y personas en la ciudad de Barcelona. Principalmente se pretende incidir en los casos de personas que han sufrido o están sufriendo un proceso de desahucio o de ejecución hipotecaria por dificultades de pago de su vivienda de residencia habitual. 

Así, el Servicio de Mediación en Vivienda de Cáritas Diocesana de Barcelona y la Mesa de Valoración para la adjudicación de viviendas por emergencia social, del Consorcio de la Vivienda de Barcelona, serán los encargados de coordinarse y ayudarse mutuamente para atender una situación y para detectar qué recurso resulta más adecuado o posible para las unidades de convivencia que sean derivadas entre ambas instituciones. 

En este acuerdo también se contempla (mediante adendas) que el Ayuntamiento de Barcelona podrá vender o ceder solares públicos a Cáritas destinados a la construcción de viviendas o centros de alojamiento para personas con dificultades económicas y de acceso a la vivienda.

Así mismo, el ayuntamiento podrá proveer viviendas públicas a Cáritas para destinarlos a personas con dificultades económicas y que se encuentren en situación de carencia o pérdida de vivienda. 

El acuerdo refuerza la puesta en marcha de las nuevas líneas de actuación del Consorci de l’Habitatge de Barcelona, puesto que como administración consorciada -y dentro del nuevo catálogo de servicios de las Oficinas de la Vivienda, en que se potencia la vertiente social- ofrecen un servicio integral al ciudadano en materia de vivienda, asesoramiento y seguimiento de supuestos vinculados con problemáticas relacionadas con la vivienda y con atención especial a los colectivos con más necesidades. 

Emergencias sociales

Desde la creación de Mesa de Valoración para la adjudicación de viviendas por emergencia social, al 2009, se han adjudicado un total de 530 viviendas por emergencias sociales, el 80% de las cuales provienen de una pérdida de vivienda en régimen de alquiler. Durante el 2012, de los 239 expedientes que ha tramitado la Mesa, 177 se han resuelto a favor con la concesión de una vivienda de emergencia.

En cuanto a Cáritas Diocesana de Barcelona, durante el año 2012 ha dado alojamiento a 140 familias necesitadas de una vivienda de alquiler social por pérdida de su vivienda anterior -por desahucio o ejecución hipotecaria-, o para ayudarlas a salir de la exclusión social que supone vivir en infravivienda (realquiler, sin techo, etc.)

Mediación en problemas de dificultad de pago de la vivienda

Desde su entrada en funcionamiento, a finales del 2011 y durante el año 2012, el Servicio de Mediación en la Vivienda de Cáritas Diocesana de Barcelona ha atendido 372 familias, que corresponden a 1.109 personas que viven en Barcelona. De estas familias, el 37%, tenían problemas de pago del préstamo hipotecario de compra de su vivienda de uso habitual, y, el 63%, problemas de pago de alquiler.

Por su parte, el nuevo servicio de mediación en alquiler que ofrecen las Oficinas de Vivienda, que funciona desde el otoño del 2012, ha actuado durante el último trimestre de 2012 en 37 casos como mediador entre arrendador- propietario y el arrendatario-arrendedor para intentar encontrar una solución satisfactoria para hacer frente en las deudas futuras o presentes en el pago de rentas del alquiler de su vivienda habitual.