Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals / Jordi Llisterri - CR) "Llamada a la movilización pacífica de todo el pueblo evangélico en Cataluña para celebrar nuestra fe y reivindicar nuestros derechos". Esta es el lema de la concentración que ha convocado la Plataforma para la Defensa de los Derechos de los Protestantes el próximo sábado 5 de noviembre en la Plaza de los Països Catalans de Barcelona.

La convocatoria se formula "ante la continua amenaza que sufrimos, incluso en democracia, de falta real de Libertad Religiosa". Una situación que, según los convocantes, supone "la limitación efectiva de la Libertad de Culto" y que focalizan en la propuesta de reforma de la Ley de Centros de Culto promovida por el Gobierno de la Generalitat de Cataluña "que puede empeorar aún más nuestra situación actual ".

La concentración cuenta con el apoyo del Consell Evangèlic de Catalunya -el organismo que desde hace 30 años agrupa a las Iglesias protestantes de Cataluña-, de la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (Ferede) y también de más 240 pastores, pastoras y líderes evangélicos catalanes.

El secretario general del Consejo Evangélico, Guillermo Correa , ve necesaria esta manifestación y critica las "arbitrariedades" que supone dar a los alcaldes plena capacidad para regular los lugares de culto de los municipios.

"La libertad religiosa no goza de buena salud, está enferma", asegura Correa, que pone de manifiesto su malestar ante los alcaldes reacios a que en sus ayuntamientos se puedan instalar centros de culto no católicos. Correa lamenta que los locales de culto de las minorías religiosas deban cumplir condiciones de seguridad, higiene y accesibilidad para ser locales de pública concurrencia, que en cambio no se piden a sedes de partidos, asociaciones de vecinos, lugares de culto católicos y sindicatos.

Dentro de la pluralidad de las denominaciones protestantes, el pastor evangélico Ignacio Simal, director de Lupa Protestante , indica que a los protestantes "no les faltan razones para protestar por la subjetividad" en la aplicación de las leyes, ya que  las trabas que ponen muchos ayuntamientos catalanes y españoles a las iglesias evangélicas en relación a los lugares de culto son  "un atentado" contra la libertad religiosa.

Sin embargo, Simal se pregunta si el único camino que existe "es convocar una manifestación en defensa de las libertades en un contexto socioeconómico extremadamente crítico y preelectoral". "¿No existen otras vías? ¿Se acabaron todas?", dice Simal, que a pesar de respetar la manifestación, indica que no tiene intención de asistir. Así se han expresado otros representantes de la Iglesia Iglesia Evangélica de Cataluña.

La concentración es la primera de estas características que se convoca en Barcelona, focalizada en los derechos de una comunidad religiosa. Este miércoles habrá un encuentro entre el Consejo Evangélico y la vicepresidenta del Govern, Joana Ortega, donde el órgano pondrá sobre la mesa una "propuesta concreta con la voluntad de mejorar el actual Anteproyecto" de reforma de Ley de Centros de Culto.