Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) Normalizar el hecho religioso. Esta es la prioridad que planteó el director general de Asuntos Religiosos, Xavier Puigdollers, en la clausura del ciclo "El hecho religioso en el espacio público: el papel de las administraciones". En este ciclo de conferencias, organizado por la Fundación Joan Maragall y el Grupo Estable de Trabajo de Religiones, han participado todos los cuatro responsables de Asuntos Religiosos que ha tenido la Generalitat desde el año 2000.

Xavier Puigdollers explicó el jueves las líneas de actuación de su Departamento enmarcándolas en el derecho a la libertad religiosa, un hecho inseparable de persona. Por ello, "las personas deben poder vivir su experiencia religiosa, en privado y en público" y "nadie puede ser señalado o apartado por su vivencia religiosa". Si bien "la administración debe servir al interés general" dentro de este interés hay "todo lo que beneficia a las personas, también el hecho religioso".

En la actuación de la administración, Puigdollers explicó que se debe tener en cuenta la realidad y que "en este país la tradición es la católica, que en Cataluña es la que ha dejado más huella a lo largo de la historia" . Por ello, habló de atender "la positiva pluralidad religiosa" con "un trato asimétrico, que no quiere decir que no tenga que atender a todos según sus necesidades" y que "no quita ningún derecho a nadie".

En su exposición también se interrogó sobre si los medios de comunicación tratan con suficiente respecto al hecho religioso: "El derecho de expresión puede entrar en contradicción con el derecho a la libertad religiosa" si no se respetan las creencias.

Puigdollers destacó también que "en todas las confesiones se encuentra el respeto al débil y la estima al necesitado, al pequeño" y que ésta es "una actitud importante de las confesiones de cara a la cohesión social". También pidió que en el diálogo con la administración y entre las confesiones "interese lo que dice el otro". "A veces ves que es difícil avanzar porque las posturas se van radicalizando" y, por ello, pidió un diálogo "con paz y tranquilidad".

Finalmente comprometió el Gobierno en "ayudar al máximo a los que quieren vivir de una manera plena su confesión integrándose en el país". Aquí podéis ver un resumen de la conferencia.