Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Arzobispado de Tarragona) En el transcurso de una conferencia de prensa, el Arzobispado de Tarragona ha presentado este miércoles el balance económico de la archidiócesis con motivo de la jornada de Germanor que se celebrará el próximo domingo, día 13 de noviembre. El vicario general y ecónomo, Joaquim Fortuny, Carlos Baches, vice-ecónomo, y Daniel Sobradillo, jefe de contabilidad, explicaron los datos referentes a los ingresos y gastos del Arzobispado correspondientes al 2010.

Joaquim Fortuny ha explicado que, a pesar de la crisis, la Iglesia continúa manteniendo su actividad pastoral y social, y que la petición de ayuda económica es para hacer frente a los gastos originados por su funcionamiento. Recordó también que la Iglesia está abierta para atender a todo aquel que necesite ayuda, sin distinción alguna.

Fortuny también ha recordado que, desde hace cuatro años, la Iglesia ya no recibe ayuda estatal. También se ha destacado que ha aumentado el número de personas que, a través de la declaración de renta, hacen sus aportaciones a la Iglesia, aunque, por la crisis, ha bajado la recaudación. Entre las inversiones importantes de la Iglesia diocesana para el próximo año cabe destacar la construcción de la nueva iglesia y locales parroquiales del barrio de Bonavista de Tarragona, con un presupuesto de más de dos millones de euros, y la rehabilitación del edificio del Seminario.

Los gastos ordinarios del pasado año fueron de 7.626.530,02 €, que se cubrieron con 7.424.440,64 € procedentes de las aportaciones de los fieles, ingresos por patrimonio y la aportación proveniente de la asignación tributaria (IRPF).Para el resto, 202.089,38 Eur se dispuso de recursos propios. Así quedó equilibrado el resultado.

En cuanto a gastos extraordinarios, la cantidad llega a 4.231.625,91 €, que corresponden en su totalidad a la rehabilitación de edificios, y que han sido cubiertos por 2.177.908,85 € de ingresos extraordinarios por estas rehabilitaciones y subvenciones y por 2.053.720,06 € de préstamos de las parroquias y recursos propios del Arzobispado.

Aunque las aportaciones sólo han aumentado en un 7,94%, se han incrementado en un 60% las acciones sociales, pastorales o asistenciales. Las aportaciones de los fieles, entre colectas, donativos o prestación de servicios, asciende a 4.284.611,82 €.

En cuanto a las diócesis catalanas, los ingresos ordinarios fueron de 91 millones de euros, mientras que los gastos alcanzaron los 92 millones. En cuanto a los ingresos extraordinarios, estos fueron de 12 millones de euros, y los gastos, también extraordinarias, ascendieron a 16 millones. En conjunto, el déficit de todas las diócesis catalanas fue, el año pasado, de 5 millones de euros.

La archidiócesis de Tarragona tiene 200 parroquias, más de 50 lugares de culto y 140 sacerdotes. También cuenta con 106 centros sociales y unas 200 Cáritas parroquiales. El año pasado se atendieron más de 2.680 personas y se destinaron a fines sociales un millón y medio de euros. Durante el 2010, en nuestra archidiócesis se celebraron 3.544 bautizos, 3.042 primeras comuniones, 979 confirmaciones y 679 bodas. La Iglesia confía en la ayuda de los fieles para poder seguir realizando su labor.

-->