Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

( Fundación Claret ) Sociedad, Creencia y Pensamiento es el título del ciclo sobre humanismo y nuevas tecnologías que organizan La Salle y el Instituto de Tecnoética en la Sala Pere Casaldàliga de la librería Claret de Barcelona. Este jueves se realiza la segunda sesión sobre Economía y empresa.

En este vídeo se puede ver un resumen de la sesión de octubre sobre "Tecnología y Progreso. Pros y contras de la sociedad tecnológica "con Eduard Ibáñez, director de Justicia y Paz, Albert Florensa, profesor del Instituto Químico de Sarrià IQS, y Jordi Collell, cofundador de eyeOS.

El acto comenzó con una presentació de la sesión a cargo del moderador Fèlix Riera, de La Salle. Tras la presentación de los ponentes, acotó el contenido de la sesión afirmando que la tecnología tiene una incidencia directa en la economía de los países y en su desarrollo y que la presente sesión pretendía dar pistas para que la evolución tecnológica esté al servicio del progreso de los hombres.

Eduard Ibáñez, director de Justicia y Paz, abrió el turno de intervención de los tres ponentes, resaltando que la técnica tiene una dimensión profundamente humana ya que es fruto de la capacidad creativa de la persona. Como tal, está al servicio del hombre y de su progreso, pero no está exenta de problemas y peligros, que no siempre tenemos presentes, como pueden ser la destrucción del medio ambiente o el hecho de ser excesivamente dependientes de ella.

Destacó también que el mensaje que emana de la Doctrina Social de la Iglesia es el de humanizar la técnica, en el sentido de hacernos responsables éticamente de su uso, pero no sólo en un sentido social, sino en el de tener una relación con la técnica que no haga perder el horizonte del ser y del Creador, para superar una visión personal y utilitaria de la técnica y nos haga trascender la materialidad de su uso conectando con Dios.

Albert Florensa, profesor del Instituto Químico de Sarrià IQS, expuso que la humanidad ha vivido a lo largo de la historia en tres medios. El primero es el medio natural, donde la naturaleza ofrece, tanto a los pueblos cazadores o recolectores, el medio para vivir y desarrollarse,  pero también los hombres sufren por los fenómenos que no pueden controlar. Es comprensible que el hombre sacralice la naturaleza. La humanidad evoluciona y el hombre pasa al medio social ya que empieza a vivir en una ciudad. Esta se dota de una estructura de funcionamiento y gobierno, proporcionándole lo imprescindible para vivir. Tampoco será extraño que la figura del faraón o del rey tenga una cierta naturaleza divina.

Actualmente el hombre vive en medio tecnológico. ¿Dónde ha quedado el medio natural y el social? Siguen coexistiendo con el tecnológico. El medio técnico nos salva, nos permite vivir el día a día. Pero el peligro también viene del mismo lugar, de la técnica: contaminación, agotamiento de recursos, estrés, desigualdades ... La característica principal actual de la técnica es que es autónoma. Tenemos un poder sobre la técnica, pero no nos la autolimitamos. Crece y no tiene en cuenta otros aspectos importantes para el ser humano, como puede ser  la  dimensión estética, la justicia y el respeto hacia el ser humano.

Finalizó el turno de intervención de los ponentes Jordi Collell, cofundador de eyeOS, innovador tecnológico en aplicaciones web de software libre. Afirmó que debemos reflexionar y hacer actuaciones en la vertiente ética de la tecnología. Hay una privacidad de la técnica que la hace reservada para según quién. Los innovadores descubren la técnica y se la quedan para sí mismos, comercializan y privatizan su uso, no la comparten ni la ponen al alcance de los demás. Hay que evitar que la tecnología se convierta en una herramienta de control y de limitación de la libertad. El software libre es una buena alternativa en este sentido.

La sesión finalizó con un turno de preguntas abiertas a los ponentes y un diálogo con los asistentes. El ciclo se abrió en septiembre con esta sesión.

En viu