Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri / Roma - CR) Dentro del recinto de la Santa Sede, ante ocho cardenales y varios miembros de la Curia, el presidente de la Generalitat Artur Mas expresó este jueves el deseo del gobierno de fortalecer las relaciones de Cataluña y Roma: "Queremos estrechar nuestro lazos con el Vaticano", dijo en  su intervención en el acto de inauguración de la exposición Gaudí en Roma.
 
El cardenal Lluís Martínez Sistach presidió el acto de inauguración en la entrada del Aula Pablo VI, acompañado del cardenal Ravasi. En las dos primeras filas había varios representantes de la curia romana, entre ellos los cardenales Ouellet, Cañizares, Antonelli, Vallini, Farina y Etchegaray, o los arzobispos Fisichella, Carrasco de Paula o Monteiro.
 
En el acto, en el que se ha alternado el catalán, el castellano y el italiano, intervinieron los representantes de las entidades organizadoras de la muestra. El presidente Mas enlazó esta presencia catalana en Roma con la de hace diez años con motivo de la muestra de libro religioso en catalán Germinabit , para dar a conocer "nuestra cultura, nuestras raíces, y nuestra realidad cristiana". "El Gobierno es muy consciente de la importancia de la relación entre las instituciones catalanas y el Vaticano y queremos que sean estrechas, sinceras y amigables".

Mas evocó también la catolicidad y la catalanidad de Gaudí como puntales de su obra y como "un hombre de ciencia, que se acercó a Dios". El presidente también agradeció al cardenal Ravasi, que "conozca y aprecie" la realidad catalana.

Por su parte Ravasi se presentó como el único "no catalán" de la mesa y centró su intervención en la interpretación simbólica y religiosa de la obra de Gaudí. Una vez más se refirió al libro "La Sagrada Familia según Gaudí" de Armand Puig, del cual escribió el prólogo.
 
La embajadora ante la Santa Sede, María Jesús Figa, presentó la exposición como "un gesto de la Santa Sede de reconocimiento a la figura de Gaudí" y agradeció "la generosidad vaticana para ceder un espacio tan concurrido" en la misma plaza de San Pedro. En el acto también intervinieron Antoni Matabosch, Joan Rigol y Daniel Giralt Miracle, y el cerró el arzobispo de Barcelona remarcando la importancia de la visita de Benedicto XVI a la Sagrada Familia.

En la inauguración de Roma asistió una numerosa representación catalana. Entre ellos los arzobispos Jaume Pujol y Joan-Enric Vives, el abad Josep Maria Soler, y eclesiásticos catalanes afincados en Roma como Valentí Miserachs, Manel Nin, o Ramon Julià. También representantes de las entidades organizadoras como Jordi Bonet, Esteve Camps y Josep Maria Carbonell,y otras personas vinculadas a la obra de Gaudí como el redactor de la biografia para la causa de beatificación Josep M. Tarragona y el teólogo Armand Puig. Entre el público asistieron el director de L'Osservatore Romano Giovanni María Vian o el prior de Bosé, Enzo Bianchi.