Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Escolapios) La Fundación Joan Profitós, auspiciada por la Escuela Pía de Cataluña, convoca este premio para estimular la reflexión sobre aquellas acciones pedagógicas que se esfuerzan por desarrollar íntegramente la persona. El galardón llega este año a la XXII edición y su entrega se ha hecho en la Fiesta de las Letras Catalanas de la Nit de Santa Llúcia.

Asimismo, este año, el Jurado, formado por expertos universitarios del mundo de la pedagogía, ha otorgado una mención honorífica al trabajo "Puertas abiertas. Por una pedagogía de la interioridad en la escuela", que profundiza en la educación del mundo interior. La obra ha sido presentada por Helena Esteban, Ruth Galve y Luis Ylla.
 
Pedagogía, deportes y valores
"Los profesionales del deporte no suelen tomar conciencia de la dimensión ética y pedagógica de lo que hacen y la inmensa mayoría de filósofos y pedagogos descuidan la praxis deportiva y no la tematizan como una problemática importante", afirma Guillermo Turró, autor del trabajo. Sin embargo, "la única manera de mejorar las cosas es detenernos en ello y examinar este tema".
 
Este trabajo nace de la voluntad de ofrecer esta mirada global sobre el fenómeno deportivo, que es mucho más que marcas prodigiosas y éxitos internacionales. Según el autor, "vivimos en una sociedad notablemente deportivizada (...) Si nos fijamos en los motivos por los que hacemos deporte, veremos que las maneras de relacionarse con ellas son considerablemente ambiguas, que no siempre son positivas". Según Turró, "el deporte implica elementos comunicativos, afectivos y recreativos; puede convertirse en una potente fórmula educadora y (...) esperamos que contribuya a humanizanos, consideramos que una sociedad verdaderamente deportista es una sociedad civilizada ".
 
Siguiendo una máxima pedagógica, "los niños aprenden más por los ojos que por las orejas", el autor destaca el papel que juegan atletas y campeones que han mostrado la cara más comprometida del deporte. Son conductas válidas que pueden servir como "héroes" con los que los jóvenes se pueden identificar.
 
El objetivo de este proyecto es dilucidar la dimensión ética de la praxis deportiva, dibujar un modelo educativo válido socioculturalmente (...) Se trata de definir unas pautas morales, pedagógicas, pensadas para padres, educadores, entrenadores y futuros profesionales de las Ciencias de la Educación y el Deporte, puesto que "el deporte atesora una profunda valía educativa y que hacemos deporte para divertirnos pero también para ser mejores".
 
 
Siete notas para una formación del tacto educativo
La autora del trabajo, Ana de Monserrat i Vallvé, ha dedicado su trabajo preferentemente a responder de forma crítica a un doble interrogante pedagógico: ¿Cuál es la calidad del ser del maestro o del educador? ¿Cómo se puede formar esta cualidad? Según ella, "la educación, para que pueda llegar a ser, debe convertirse en una praxis que se construya desde la relación ética con el otro; la educación, para serlo, debe estar dispuesta a poner en ejercicio el espíritu ".
 
El trabajo ganador reflexiona a fondo sobre la acción educativa y sus principales protagonistas pero también pretende repensar la misma condición humana y cómo  resulta fundamental el ser del educador en la transmisión del saber. No busca hacer el descubrimiento de nuevas cuestiones sino redescubrir algunas de eternas.
 
Para ella, "una de las cualidades de la relación entre un educador y un niño o joven es la del tacto educativo (...) El abismo y la incertidumbre que se abre ante esta realidad tan sincrónica, que se afana por ahogar educadores y niños en el diluvio de la velocidad y la eficacia, es condición indispensable para imaginar el reto de construir y reconstruir artísticamente vínculos entre los seres humanos, unos lazos que se construyen cuando el tono es el tacto, y el tacto se convierte en un compañero inseparable de todas las acciones educativas ".
 
El trabajo presenta un primer movimiento-en el que habla sobre el tacto educativo y su formación-y un segundo movimiento, que recoge las siete notas: do -el testigo y el otro-; re -la percepción sensible y la sensibilidad perceptiva-, mi- el cuidado personal y uno mismo-, fa -el misterio de una novedad-, sol -el horizonte-, la- el ambiente en la relación educativa y si -una conversación desde el margen-.
 
Composición del Jurado
Lo preside Juan Mallart, pedagogo. Los vocales son Josep Gallifa, catedrático de la Facultad de Ciencias de la Educación Blanquerna de la URL; Montserrat Riera, pedagoga, Conrad Vilanou, catedrático de la Facultad de Pedagogía de la UB. Ejerce de secretario Marian Baqués, pedagogo.