Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Durante dos días unos 150 sacerdotes de varias diócesis con sede en Cataluña han participado en las 47 Jornadas de Cuestiones Pastorales de Castelldaura bajo el lema "Matrimonio y familia para una nueva evangelización", organizadas por Centro Sacerdotal Rosselló del Opus Dei.

La intervención principal corrió a cargo del cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para la Familia, que inauguró el martes la jornada. Antonelli hizo un repaso a los retos que se plantean a la familia en la situación actual de cambio profundo, que calificó de "graves y peligrosos", reivindicando que, frente a ello, hay que responder con "una pastoral renovada". Una renovación que hay que hacer "desde la perspectiva de la Iglesia comunión misionera, delineada por el Concilio Vaticano II", con una "renovación capaz de valorar plenamente la familia como agente importante para la evangelización ".

Antonelli, pidió a las familias que actuaran como "pequeña iglesia misionera", desarrollando un "camino de conversión permanente a Cristo y a los hermanos: misa dominical, oración en casa, escucha frecuente de la Palabra para ponerla en práctica, sentimientos positivos hacia el prójimo, atención a sus deseos, servicios concretos, prontitud y amabilidad, respeto a los puntos de vista de los demás, gestión inteligente de los conflictos, disponibilidad a la hora de pedir perdón y de perdonar, responsabilidad profesional, social y eclesial ".

En el contexto de la nueva Evangelización, Antonelli afirmó que la familia "evangeliza de una forma única e insustituible, más con lo que es que con sus obras ". En concreto, "su ser en Cristo se expresa coherentemente en la procreación generosa y responsable, en el cuidado y en la educación de los hijos, en el trabajo, en las actividades eclesiales, en el servicio caritativo a los pobres, en la vida social ".

Entre las propuestas que presentó, situó como primer objetivo de la pastoral familiar la formación de "núcleos de familias ejemplares" en las parroquias, que pudieran ser animadoras de "la educación de los jóvenes y los adolescentes al amor y a la auténtica valoración de la sexualidad, la preparación de los novios al matrimonio, el apoyo a las familias y a su formación permanente, cercania a las convivencias irregulares y a las familias incompletas, el compromiso social de las familias en defensa de sus derechos a través de las asociaciones familiares, y la promoción de redes de solidaridad entre familias "

El cardenal Lluís Martínez Sistach, presentó la sesión agradeciendo "a los sacerdotes de Cataluña su espíritu eclesial; soís pastores por encima de todo, que buscaís el bien espiritual de los fieles". El vicario para Cataluña de la Prelatura del Opus Dei, Antoni Pujals, abrió la jornada como una aportación para "presentar hoy con todo el atractivo el ideal de la familia cristiana". El arzobispo de Urgell, Joan-Enric Vives, y el obispo emérito de Solsona, Jaume Traserra, también asistieron a las jornadas.

El martes también intervino Joan Costa, profesor de la Facultad de Teología de Cataluña, quien ofreció unas claves para comprender la paternidad responsable, y el profesor de educación y experto en género de la Universidad Internacional de Cataluña, Enric Vidal, que relató los aspectos positivos y problemáticos de la perspectiva de género.

El miércoles intervino Tomás Melendo, profesor de la Universidad de Málaga. Para Melendo "el matrimonio es esencialmente una capacitación, algo que transforma, provoca virtud y hace una persona capaz de amar a otra persona como única, y de por vida". En su intervención sobre "¿Por qué casarse?" Melendo añadió que "no hay ninguna otra institución humana como el matrimonio pensada para generar amor". "Hay que enseñar a disfrutar de las cosas buenas y saber transmitirlo", concluyó.

Otros ponentes fueron Virginia Olano, de la Delegación de Pastoral Familiar del Arzobispado de Barcelona, ​​que comentó experiencias sobre mediación y reconciliación conyugal, y Javier Vidal-Quadras, secretario general de la International Federation for Family Development, que describió los cursos de Orientación Familiar como herramienta para la felicidad en el matrimonio.